La Fesitranh – El País

La Fesitranh

15 febrero, 2020 | 2:10 am | Columnistas
La Fesitranh

II parte 

Elmer Manuel Pavón
elmerpavon@hotmail.com 

En nuestro artículo an­terior, relacionado a la Fesitranh, escribimos que, cuando esta insti­tución sindical comienza a desa­rrollar el proyecto habitacional de­nominado Céleo Gonzales, toda­vía existían las condiciones de ad­ministración con las que se logra­ron objetivos previamente plani­ficados que incluían un fuerte pa­trimonio.

Se fueron cambiando las directivas de Fesitranh, y llegó un momento que por ignorancia, intereses personales, ambiciones, y planificación de actos al margen de la moral y buenas costumbres, se deshi­cieron del personal calificado que produjo el éxito social y patrimonial .

En otras palabras, eran estorbos que había que sa­carlos, porque cierto líder quería hacer y deshacer a su antojo, tomar los activos financieros como su ha­cienda particular, con la ayuda de unos pocos alia­dos. Muy pocos por cierto, se cuentan con los dedos de las manos.

Los resultados fueron graves, esta institución per­dió gran parte de patrimonio. Es un misterio si es de ellos o perdió algunos bienes inmuebles en la colo­nia Fesitranh, bienes abandonados, sucios, en malas condiciones; sus activos financieros ya no existen.

Hay zonas de reserva en lo que se refiere a terre­nos que los han vendido, talvez legalmente se po­día, pero moralmente no, porque esos terrenos fue­ron donación del Estado de Honduras a inicios de los años setenta, para que fueran utilizados en el as­pecto social.

Han sido tan ingenuos que no se han rodeado del personal calificado adecuado, y con la preparación académica suficiente para encontrar el camino al éxi­to, lo insólito cuenta con asesoría fuertemente cues­tionada por el descalabro financiero.

La Fesitranh está en el listado de una institución sindical más afectada financieramente por uno po­cos de sus agremiados, así co­mo fue víctima unos 20 años atrás el Sitraterco y el Sutrasf­co. Y en estos pocos dirigentes coinciden algunos nombres en dichas organizaciones.

No hay culpables, no hay deducción de responsabilida­des, ni siquiera aparecen o apa­recieron noticias en los medios de comunicación en relación a este tema. Los señalamientos son secretos a voces de gente que estuvo cerca de allí por diferentes circuns­tancias. Algunos de estos pocos dirigentes aparecen como pavos reales dando declaraciones a los medios como grandes personajes, da risa escucharlos.

La FESITRANH dejo de ser influyente hace años, se ha convertido en una institución que está vegetan­do, el gran misterio es que no critican ni influyen en la institucionalidad, cuando hay suficientes motivos para hacerlo. Para muchos, esta no crítica se debe a que la institucionalidad los tiene amenazados, sim­plemente porque esos poquitos no andan o no andu­vieron por el camino correcto.

Imagínense que esta Federación tiene en la colo­nia del mismo nombre un centro cívico, que su ob­jetivo era realizar allí actos culturales, sociales, de­bates políticos, ahora está abandonado, utilizado co­mo bodega, aquí se analiza el rumbo que ha tomado este ente sindical.

En la colonia Fesitranh tenía el Plan de Viviendas con su oficina administrativa, bien acondicionada, moderna. Arriba de allí había habitaciones para alo­jar dirigentes sindicales de otras zonas de San Pe­dro Sula, o del exterior; hoy ese edificio parece ga­llinero, abandonado, destruido, y no se sabe si to­davía pertenece a Fesitranh o si los remató alguna institución crediticia.

Cuando un ente social lo debilitan ya sea finan­cieramente o políticamente, la sociedad sufre una afrenta. Pero en este debilitamiento, la Justicia Di­vina pasa factura.

COMENTA ESTA NOTA