Avanzan migrantes hondureños sin importar riesgos de la ruta – El País

Avanzan migrantes hondureños sin importar riesgos de la ruta

16 enero, 2020 | 5:20 am | Lo más reciente
Avanzan migrantes hondureños sin importar riesgos de la ruta

Los hondureños que iban caminando aprovecharon los vehículos que pasaban para pedirles que los llevaran sin importar las condiciones.

UNAS 2,500 PERSONAS CRUZARON AYER HACIA GUATEMALA

La mayoría que decidió irse dice que lo hizo por no tener trabajo y que en Estados Unidos lo van a encontrar. A pesar de las advertencias sobre los peligros, les vale. Hoy siguen.

SAN PEDRO SULA. Por más que les han advertido que el cri­men organizado los puede matar en el trayecto y enterrarlos donde nunca los encuentren, cientos de hondureños emprendieron ayer la ruta migratoria con la esperanza de llegar a Estados Unidos pese a las barreras impuestas por el pre­sidente Donald Trump.

Van a ojos cerrados. Lo único que quieren es conseguir trabajo y están seguros de que allá pueden tener esa oportunidad.

Las personas se organizaron en grupos, mediante las redes socia­les, para llegar a la Gran Central Metropolitana de Buses de San Pe­dro Sula, de donde partieron an­tenoche y ayer en la madrugada.

Este grupo de hondureños, muy orgullosos de su país, decidieron llevar la bandera en toda la ruta migratoria.

“Me vine desde Talanga. Nos unimos con la familia y traemos a un niño que es enfermo. Es caso especial. Hemos caminado unas seis horas. En ocasiones nos dan jalón. Queremos tener trabajo, so­mos luchadores, pero aquí no en­contramos nada. Vamos confian­do en Dios en que todo salga bien”, manifestó Emanuel Amador.

Alexandra Cadenas, origina­ria de Tegucigalpa, afirmó que su plan es llegar a México a estudiar y luego conseguir un buen traba­jo. Dijo que aún no ha decidido en qué se va a preparar, pero su anhe­lo es ese. Luego espera regresar a Honduras.

Osmar Mejía, de Intibucá, ase­guró que solo ha trabajado la agri­cultura junto a su padre. Sin em­bargo, decidió emprender el viaje para probar suerte y tener otro ti­po de trabajo.

“Voy con cuatro amigos. Ten­go 18 años de edad y toda mi vi­da he trabajado la tierra, pero des­de hace cuatro años empecé a bus­car trabajo en otra cosa y no he en­contrado”.

Sin importar el peligro que corren de un salto inesperado, lo que les importa es tener un espacio para avanzar.

Reina Lara comentó que desde hace mucho tiempo vivían en Río Blanquito, sector de Choloma, pe­ro decidió irse con sus cuatro hijos. Así que agarró tres mudadas para cada uno. Para los más pequeños lleva acetaminofén y medicina pa­ra el dolor de estómago.

Allan Rodríguez llegó desde Choloma y dijo que siente la nece­sidad de cambiar de rumbo y apro­vechó la caravana para no irse so­lo, porque en grupos encuentran más apoyo y se les hace más fácil el recorrido.

Las mujeres con niños tienen más oportunidades de
un “jalón” en el trayecto que emprenden.

“Voy con una prima y so­brinas, pero ellas seguirán hacia Estados Unidos. Yo me quedaré en México para conseguir trabajo y estu­diar. Dejaré pasar un tiem­po y regresaré. Solo quiero ir a prepararme”. Alexandra Cadenas.

“Nos unimos como familia para hacer este viaje y también llevamos a un niño de siete años que es caso especial, porque él también necesita tratamiento médi­co y nosotros tenemos que trabajar”. Emanuel Amador.

“Llegamos a la terminal de buses a la 4:00 de la ma­ñana. Nos unimos todos y oramos antes de salir para que Dios nos acompañe en todo el camino y podamos lograr un trabajo, que es por lo que nos vamos”.  José Laínez.

“Soy madre soltera de cuatro hijos. El mayor tiene 15 años y el menor, 4. Los otros 8 y 10. Los tuve que traer porque el papá de ellos nos abandonó. Es irresponsable. También afecta no tener trabajo”. Reina Lara.

“Estuve viviendo dos años en Estados Unidos, pero me deportaron y he deci­dido irme otra vez a tener trabajo, porque desde que regresé no he podido en­contrarlo. ¿Y así cómo voy a mantener la familia?” Roberto Yanes.

COMENTA ESTA NOTA