Cinturón complicado – El País

Cinturón complicado

13 enero, 2020 | 4:10 am | Caricaturas
Cinturón complicado

Ernesto Alvarado Reina
Abogado y Notario
ernestoalvaradoreina@hotmail.com

La capacidad y aspecto de un país se mide por la grande­za de su pueblo y por las medidas encaminadas, sin distinción alguna, al logro de un bien­estar general.

En el intervalo de los años, el sis­tema de los derechos fundamentales del ser humano, se ha forjado en su delicada y compleja concreción en forma gradual y progresiva, experi­mentando cambios notables de apro­bación consecuente con el tempera­mento y carácter de las poblaciones.

Sin lugar a dudas, hay un hecho que no se puede apartar, la extrema pobreza de las masas de América La­tina, situación que permite reflexio­nar en un cambio radical de actitud, con dimensión positiva, disminuyen­do lentamente las medidas antieco­nómicas en contra de las devastado­ras ambiciones personales y mercan­tilistas. Este desolador panorama es capaz de mantener una zona conflic­tiva entre ricos y pobres, inclinando a elevar una protesta que modifique los Sistemas de Gobierno, por medio de elecciones limpias, favoreciendo los reclamos de la población y aten­diendo las pretensiones de las clases marginadas.

Es importante despuntar que, si el trabajo es el eje supremo de la vida, el ambiente es reflejo de las corrien­tes restauradoras del pensamiento. La práctica constante de acciones be­nefactoras constituye un estímulo a las facultades mentales. La vida mis­ma es un componente que se siem­bra, cultiva y embellece con las ex­presiones sinceras de la realidad. El lugar donde brota el agua es la fuen­te primordial de esta imprescindible sustancia. La luz penetrante de la mo­ral política y la entrega generosa en las distintas acciones es una contri­bución invaluable y una dedicación disciplinada en un determinado ser­vicio.

El artículo 321 de la Constitución de Honduras en vigor dice: “Los ser­vidores del Estado no tienen más fa­cultades que las que expresamente les confiere la Ley. Todo acto que eje­cuten fuera de la Ley es nulo e impli­ca responsabilidad”.

Reiteramos enfáticamente, que un Gobierno Constitucional y Democrá­tico en el ejercicio de sus funciones, tiene un complicado, confuso y arduo compromiso popular que cumplir. En este orden de pensamientos, tiene que aproximarse a la realización de lo siguiente: a) Debe reflejar sus ac­ciones en la estricta observancia de valores y principios; b) Implementar un mecanismo jurídico encausado a la transformación estratégica del país con aires de libertad y respeto, bus­cando la felicidad, seguridad y bien­estar de nuestra Nación; c) Bajo el sa­grado respaldo de los pedestales de ampliación y fomento ideológico es­tá en la obligación de apartar toda cla­se de falacias, sectarismos políticos, egoísmos personalistas y estériles o ineficaces representaciones; d) En lo relativo al alcance, trascendencia y resguardo de los Derechos Humanos existe una particular separación, im­portando mantener un equilibrio ca­racterístico y una indiscutible aper­tura generosa, presente en mayor in­tensidad, cuando se organizan activi­dades de reconocido relieve en favor de las muchedumbres marginadas; e) Efectuar obras diversas tomando en consideración un manifiesto y pro­fundo contenido patriótico revesti­do de altas dosis de nacionalismo; h) Otras acciones o actividades de simi­lar naturaleza.

El tiempo perdido hay que reca­tarlo con la finalidad de construir un futuro promisorio por entero. Una singular distinción de indiferencia permanece en ciertos segmentos, en consecuencia, en Honduras es indis­pensable una transformación subs­tancial.

Frente a un cinturón complicado no hay términos medios ni de gracia y cortesía.

El Gobierno que administre o diri­ja cualquier distinguido líder hondu­reño, si pretende demostrar cambios elementales en su accionar político, está en la obligación de suspender evidentemente la corrupción y los elevados casos de impunidad en to­dos los niveles institucionales, siendo una disposición ineludible, de cum­plimiento preciso y de orden forzoso.

MÁS DE CARICATURAS
COMENTA ESTA NOTA