Sobresaliente imperio – El País

Sobresaliente imperio

3 enero, 2020 | 4:10 am | Columnistas
Sobresaliente imperio

Ernesto Alvarado Reina
Abogado y Notario
ernestoalvaradoreina@hotmail.com 

Los símbolos de vigor, traba­jo despojado de sectaris­mo o interés mezquino, con­sumados mediante ardien­te patriotismo y construcción positiva son muestras de implacable justicia en aras de la tranquilidad de la comunidad.

Una narración de hechos sobresa­lientes y notables acontecimientos, se refleja indudablemente con la realiza­ción de obras positivas y de gran be­neficio social.

Conviene señar que la historia concebida en su calidad científica, es la narración puntual, adecuada, fer­viente y exacta de los sucesos pasa­dos mas importantes, las causas de és­tos y sus consecuencias internas y ex­ternas. Según el destacado historiador y ensayista Manuel Montúfar, el doc­tor Ravignani y otros investigadores: “ No se forja la historia como pensa­miento, sin una comprensión amplia de todas las actividades que constitu­yen la civilización de un pueblo, tan­to en sus aspectos materiales como en los de índole espiritual”.

Formamos una enumeración im­parcial, ordenada y verídica de una época vivida en nuestro país, en algun período Presidencial en esta Hondu­ras que tiene que ser reflejo, valor y producto del ejercicio democrático y representantivo dentro de un lapso de un sobresaliente imperio.

Es de capital importancia indicar, que en un imaginario contexto donde se ubica una obra constructiva de un indeterminado Presidente de la Re­pública y Primer Magistrado de la Na­ción, sin lugar a dudas, obedece fun­damentalmente a una etapa cimenta­da en verdaderos planes avanzados de estudio e investigación, mismos que rendirán sus frutos, bajo la imagen de una personalidad situada plenamen­te a favor de la satisfacción de las ne­cesidades y anhelos de la comuni­dad nacional. La relevante posición que tiene que alcanzar nuestro país en el plano internacional, es derivación del denodado esfuerzo del Ministe­rio de Relaciones Exeriores, dedica­do a robustecer los vínculos de amis­tad, ampliar las relaciones comercia­les, atraer inversión y recomendacio­nes educativas, de salubridad, cultura­les y de otras desenvoltura con la gran mayoría de países del mundo. En ma­teria de Finanzas, las poderosas fuer­zas del desarrollo económico se evi­denciaron con los precios mejorados a nuestros productos en el mercado internacional,una intensa actividad de trabajo en las distintas áreas que comprende,carencia de una deuda in­terna y externa, estabilidad monetaria del lempira, como moneda nacional, diversificación de exportaciones, de­fensa del patrimonio forestal y agrí­cola, seguridad para las personas y los bienes, contando con un cuerpo poli­cial que si realizaba una investigación completa de los hechos, se capturaba a los culpables y se les imponía por los jueces, el debido y ejemplar cas­tigo por sus infracciones. Precios ba­jos a los artículos de primera necesi­dad, oportunidades de ocupación o empleo, y en suma, una política enca­minada al logro del bienestar general.

Es interesante, traer a colación las palabras de Benjamin Franklin, cuan­do en categórica época histórica di­jo: “Quienes son capaces de renun­ciar a la libertad esencial a cambio de una pequeña seguridad transito­ria, no merecen ni la libertad ni la se­guridad”.

Este comentario se puede consi­derar ecuánime, no tenemos compro­misos con nadie, excepto con los jus­tos y legales reclamos del pueblo hon­dureño, sin caer en las partículas in­ciertas de la adulación improductiva. Algunos otros analistas no compar­ten este criterio, pero se respeta sus opiniones.

Los forjadores de una Honduras de orden, armonía ,tranquilidad y bien­estar por entero, es lo que se deman­da por la población hondureña, sin ro­deos o impedimentos de ninguna na­turaleza.

El pueblo hondureño invoca un sistema como el anteriormente ex­puesto en estas líneas, siempre ado

sado de esenciales modificaciones o transformaciones.

Los signos de violencia genera­dos en cualquier régimen se descar­tan para abrir horizontes de prospe­ridad, paz, progreso seguro y bienes­tar para todos.

COMENTA ESTA NOTA