Con carreras universitarias, ante la falta de empleo deciden emprender – El País

Con carreras universitarias, ante la falta de empleo deciden emprender

6 diciembre, 2019 | 4:36 pm | San Pedro Sula
Con carreras universitarias, ante la falta de empleo deciden emprender

Amanda Martínez, Carol Padilla, Ingrid Rivera y Paula Brizuelas se reúnen para exhibir susu productos y adquirir clientes.

LA FUNDACIÓN MORPHO APOYA A MUJERES PARA QUE TENGAN SUS NEGOCIOS

Pese a que tienen carreras universitarias en diferentes áreas, su profesionalismo y desempeño no es suficiente cuando se vive en una sociedad que estigmatiza la edad para obtener puestos de trabajo, sin embargo, sus habilidades y deseos de superarse las ha impulsado a crear sus empresas.

Se trata de cuatro mujeres que ante la falta de empleo decidieron emprender y unir esfuerzos para destacar el talento y las destrezas con las que elaboran los productos, entre ellos, jabones, bisutería, trabajos elaborados con barro arcilla y madera, también diferentes manualidades que en esta ocasión destacan adornos navideños.

Las mujeres emprendedoras forman parte de la Fundación Morpho, que les permite trabajar la parte del autoestima y cómo administrar los negocios, también el uso de las redes sociales y a hacer un balance entre ser madre, esposa y hermana, para que puedan dominar sus emociones sin que las situaciones negativas les afecten y así lograr sus metas.

Carol Padilla es la creadora de la Fundación Morpho, relató que durante muchos años fue ama de casa y de repente tuvo que enfrentarse al divorcio y es ahí donde surge la necesidad de desarrollarse y trabajar con este grupo de mujeres. Para que Padilla trabaje con las emprendedoras antes tuvo que pasar un proceso de mucho sufrimiento en el que recibió no solo daño emocional, sino que físico, ya que estuvo con sobrepeso a raíz de la depresión que vivió.

Agregó que tuvo la oportunidad de preparase a través de Radiante Coach Institute, obteniendo una certificación para poder trabajar ayudando a mejorar la vida de aquellas personas que han atravesado por alguna situación difícil. Paula Brizuela, es una odontóloga que aseguró que las carreras universitarias tienen caducidad y para generar ingresos a su familia decidió emprender con productos de jabón.

“El negocio se llama Papalotl y la idea de tener un negocio propio había rondado mi cabeza siempre, pero solo había trabajado en manualidades y un día llegó una señora a invitarme para que aprendiera a hacer sobre los aceites y de ahí aprendí a hacer jabones, un producto natural y me encanta trabajar con ellos porque se trata del cuidado y la salud, me relacionó con ello”, expresó Brizuela.

Amanda Martínez, con una licenciatura en Administración de Empresas, tuvo la oportunidad de trabajar en algunas empresas, pero cuando murió su padre quedó con mucha tristeza y decidió irse a Estados Unidos, pero se le hizo difícil con una visa de turista no podía trabajar y regresó a Honduras.

“Al regresar decidí buscar nuevas oportunidades, luego una vecina me invitó a hacer bisutería le dije que no tenía talento para eso y me dijo que lo intentara, hice una pulsera y un par de aritos, no me gustó, pero mi mamá me dijo que estaban bonitos, primero lo tomé como pasatiempo, luego comencé a elaborar cambiando piedras, colores y para una Semana Santa los ofrecí a amigos y familiares y tuve buena aceptación, es así como nació Handmade Jewelry”, comentó Martínez.

Ingrid Rivera, también con una licenciatura en Administración de Empresas, dijo que decidió cambiar el bolígrafo por el pincel creando su negocio Casa Ritten, se especializa en piezas únicas de barro, madera, arcilla y metal.

Las gemelas María Fernanda y Andrea Quin tiene el arte de diseñar todo tipo de manualidades destacando en esta temporada sus trabajos.

“Con mi profesión trabajé 15 años en empresas internacionales, pero he creído lo que dice la biblia que Dios tiene mejores planes para uno, nunca había hecho este tipo de trabajos, pero mi madre había tenido y juntas le hemos dado forma”, aseguró Rivera.

Rivera trabaja con una variedad de materiales que le permiten hacer desde jarros hasta otros accesorios para darle realce a los trabajos.

Las hermanas María Fernanda y Andrea Quin, también forman parte de la Fundación y han incursionado en manualidades elaborando tarjetas para diferentes ocasiones y una variedad de adornos navideños.

CONTACTOS

La Fundación Morpho actualmente trabaja con cuatro mujeres, pero está en busca de tres más que deseen emprender. El requisito principal es comenzar de cero en el negocio. Para contactarse con las emprendedoras pueden comunicarse a través de los contactos, Handmade Jewelry, 9454-3234, Papalotl, 9814-9513, Casa Ritten, 9967-4437 y para entrenamiento Coach, 9558-1674.

COMENTA ESTA NOTA