Músicos alternativos resisten ante precariedad y censura en Venezuela – El País