Jeanine Áñez intenta cesar protestas en una Bolivia herida – El País

Jeanine Áñez intenta cesar protestas en una Bolivia herida

17 noviembre, 2019 | 10:40 pm | Internacionales
Jeanine Áñez intenta cesar protestas en una Bolivia herida

Hasta el momento, el conflicto que mantiene el país sudamericano ha dejado 23 bolivianos muertos.

LA PAZ, BOLIVIA . El nue­vo gobierno de Bolivia desplega­ba esfuerzos por lograr el ce­se de las manifestaciones que en un mes se han cobrado 23 víctimas, mientras grupos campesinos afi­nes al exmandatario Evo Mora­les le daban un plazo de 48 horas a la presidenta provisoria Jeanine Áñez para dimitir.

El principal foco del conflicto se había concentrado en Cocha­bamba (centro), donde el viernes, campesinos cocaleros chocaron con el Ejército y la Policía, con un saldo de nueve muertos, según la Comisión Interamericana de De­rechos Humanos (CIDH), que ele­vó a 23 el saldo de víctimas en un mes de confrontación.

El gobierno ha reconocido ofi­cialmente cinco muertos, y el mi­nistro de Gobierno (Interior), Ar­turo Murillo, ha deslizado la idea de que los propios cocaleros se disparan entre sí para generar víctimas, pues al menos un muer­to “aparece con un tiro en la nuca”.

Pero Thomas Becker, aboga­do estadounidense de la Clínica Internacional de Derechos Hu­manos de Harvard, dijo que estu­vo en la morgue de la ciudad de Sacaba, donde murieron los nue­ve cocaleros: “Todos los muertos son con impacto de bala”.

“Todos con quien he hablado dijeron que [en las manifestacio­nes] no había ninguna persona ci­vil con un arma”, dijo Becker por teléfono a la AFP, señalando que entrevistó a 50 personas en esa ciudad.

REPROCHE

Asilado en México tras renun­ciar a la Presidencia hace una se­mana luego de perder el apoyo de los militares, Morales declaró en un tuit que “estos delitos de le­sa humanidad (…) no deben que­dar en la impunidad”. Mientras, Jean Arnault, enviado del Secre­tario General de la ONU, comen­zó a tomar contacto con autorida­des del gobierno de Áñez y organi­zaciones sociales en un intento de restaurar la paz en el país, en con­vulsión política desde la cuestio­nada reelección de Morales el 20 de octubre.

La CIDH calificó en Twitter de “grave” un decreto del gobierno de Áñez, aprobado el jueves y divul­gado extraoficialmente el sábado, que exime de responsabilidades penales a las Fuerzas Armadas en la conservación del orden público.

“El grave decreto de #Bolivia desconoce los estándares interna­cionales de DDHH y por su estilo estimula la represión violenta”, se­ñaló el organismo autónomo de la OEA. El ministro de la presidencia, Jerjes Justiniano, dijo que el decre­to “no es una licencia para matar, solo define la tarea de las fuerzas armadas con una base constitucio­nal en garantizar la estabilidad del país”. A pesar de la polémica, Mu­rillo indicó que mediante las ges­tiones del gobierno “los conflictos han bajado en un 50% en intensi­dad”. AFP

COMENTA ESTA NOTA