SOLO ES DE PONER MÁS GANAS – El País

SOLO ES DE PONER MÁS GANAS

9 noviembre, 2019 | 5:10 am | Editorial
SOLO ES DE PONER MÁS GANAS

Después que un sector re­calcitrante del extremis­mo político sacude las ra­mas del sistema de la libre empresa, propiedad, opinión y movi­miento, no se puede negar que las raí­ces están allí. Vivimos en un sistema democrático que trata de solventar la enorme cantidad de problemas de to­do tipo a través de cada gobierno en su respectivo turno. Es innegable que ha existido demasiados vicios y más con respecto a la corrupción y que hoy, esos agentes del envío de la maldad se ras­gan las vestiduras ante una eventual su­pervisión de la justicia.

Dándole un contexto a la realidad, según la página web del representan­te residente del FMI (Fondo Monetario Internacional) en Honduras, nos expli­ca que “en medio de un agravamiento de las tensiones comerciales, condicio­nes financieras más restrictivas y vola­tilidad en los mercados de materias pri­mas, la recuperación en América Lati­na y el Caribe (ALC) se ha moderado y se ha tornado más dispareja. La recu­peración se ha desacelerado en algunas de las principales economías de la re­gión (Brasil y México), e incluso se de­tuvo en el caso de Argentina, debido a que el efecto de las fuerzas externas en contra se ha visto amplificado por vul­nerabilidades específicas de los países. En la misma línea, los precios más al­tos del petróleo, sumados a una mayor incertidumbre política, han empañado las perspectivas a corto plazo de varias economías de América Central”.

Nos continúa diciendo este informe que “más allá del corto plazo, los paí­ses deben seguir centrando la atención en las reformas estructurales que son tan necesarias para estimular la capa­cidad productiva y ayudar a consolidar un crecimiento vigoroso, duradero e in­clusivo a mediano plazo. Las reformas deben procurar incrementar las tasas de ahorro e inversión, reducir la asignación deficiente de recursos, flexibilizar los mercados de trabajo y reducir la infor­malidad, liberalizar el comercio, mejorar el clima de negocios y seguir reforzando los marcos para combatir la corrupción”.

Después de la retórica de los orga­nismos y quienes las emiten, ahora to­ca poner el mayor y mejor esfuerzo pa­ra que esos beneficios llegan hasta don­de deben llegar. En Honduras hay regio­nes que han sido dejadas “para más tar­de”, La Mosquitia es el ejemplo más cla­ro, sin olvidar que grandes regiones de occidente también son olvidadas. El ac­ceso es imperativo, en primer lugar, al agua potable, a los servicios de salud y educación, con acceso permanente con buenos caminos o carreteras, apoyo y fi­nanciamiento al sector campesino, pe­ro con más vigor hasta convertirnos de nuevo en el gran proveedor alimentario regional.

Toda esa actitud, dejando de lado esa maldad que nos han querido sem­brar en nuestros corazones, erradicán­dola de manera dramática si fuere nece­sario, aplicando la ley con todo su rigor y peso de manera expedita podremos dar­le vuelta a esa gran cantidad de quejas en las sobremesas, pasillos y cafetines.

Alguna vez hemos sido faro para los demás, podemos perfectamente volver a serlo. Basta con ocuparnos de nosotros mismos y nuestras familias haciendo cada quien lo propio. Se debe dar mar­cha atrás a los planes del mal, tirando le­jos toda intención de hacer daño, por­que de seguir así, simplemente, dejare­mos de ser.

MÁS DE EDITORIAL
COMENTA ESTA NOTA