Un empate con el que perdieron los dos – El País

Un empate con el que perdieron los dos

27 octubre, 2019 | 9:00 pm | Deportes
Un empate con el que perdieron los dos

Motagua y Real España empataron 1-1  en el estadio Nacional, en la vuelta de los clásicos con público a la capital.


TEGUCIGALPA. Motagua y Real España se hicieron daño al em­patar 1-1 la tarde de ayer en el esta­dio Nacional, ya que ambos necesi­taban ganar, los azules para seguir en su búsqueda del liderato hasta el fi­nal y los aurinegros para meterse en la pentagonal.

El marcador pudo abrirse cuan­do apenas se jugaba el segundo mi­nuto de juego, luego que Marcelo Es­tigarribia ingresara al área y dispara­ra cruzado, pero el portero Luis López mandó al tiro de esquina. El argenti­no tuvo otra clara pocos minutos des­pués, esta vez de cabeza, pero el balón se fue elevado.

Dicen que la tercera es la venci­da, y en efecto lo fue. A los 12 minu­tos Estigarribia estableció el 1-0 al ba­rrerse en un centro al segundo poste que mandó Marco Tulio Vega y que mandó al fondo de la red.

Los catedráticos lograron la pa­ridad a los 20 minutos por medio de Dárixon Vuelto, quien cerró una gran jugada de Rudy Meléndez quien hizo lo que quiso con la defensa del ciclón y logró filtrar un pase mortal a Vuelto.

El juego subió gradualmente de in­tensidad y ambos equipos presiona­ron desde la parte alta en busca de po­nerse en ventaja y casi lo logra el Mo­tagua a los 26 minutos, cuando Esti­garribia observó que el portero Bu­ba López estaba adelantado y disparó desde la mitad del campo. Para suer­te de los aurinegros la pelota no entró, por muy poco.

El segundo tiempo fue aún mucho más intenso, de ida y vuelta, sin dar respiro. A los 46’ el juvenil Jonathan Núñez del ciclón azul soltó un zapa­tazo de larga distancia que el “Buba” logró desviar con la yema de los de­dos. A los 55 fue Marco Tulio Vega quien pudo poner arriba a su equipo, pero falló de manera increíble en una jugada en la que el portero españolis­ta chocó con uno de sus defensas y el balón le quedó al atacante de los azu­les que, con el marco a su disposición, no pudo meterla.

Pero sin duda el “oso” más grande del partido lo hizo el delantero de la máquina Rony Martínez, quien reci­bió un gran pase de Iván López des­de la banda izquierda y solo, frente al portero Marlon Licona, le pegó fuerte a la pelota y la mandó hacia las nubes.

COMENTA ESTA NOTA