Prioridades, prioridades… ¡Prioridades! – El País

Prioridades, prioridades… ¡Prioridades!

24 septiembre, 2019 | 4:10 am | Columnistas
Prioridades, prioridades… ¡Prioridades!

Enrique Zaldívar
2050 Comunicaciones

Aprendí hace un tiempo que uno debe tener claro las prioridades en su vida. El hecho de tenerlas claras nos hace más fácil la toma de decisiones. Una de las cosas más complicadas siem­pre es la toma de decisiones. Esto debido a lo mismo, no tenemos en claro nues­tras prioridades.

Cuando usted decide hacer de la ética una prioridad en su vida, jamás tendrá problemas de sobornos o ne­gocios bajo la mesa. Ni lo dudará. Ni le quitará el sueño pensar en ello. ¿Por qué? Porque tiempo atrás deci­dió hacer de la ética una prioridad.

En la vida, toca decidir cuáles son nuestras prioridades. ¡Y cómo evita­mos hacerlos! “¡Lo que salga…”, nos decimos. Por tal razón cuando llega una decisión trascendental a nosotros nos toca llamar a mucha gente para preguntarles ¿qué hago?, ¿qué pensás que debo hacer? Sabiendo que una co­sa es dejarse mentorear y pedir con­sejo y otra es no tener idea, y ver qué opinión me parece podría funcionar.

Y las prioridades se ven en la re­lación de pareja. Cuando su pareja es prioridad, uno busca formas. No ex­cusas. Uno ve la manera de estar pen­diente de la otra persona. Trata de co­nocerle de manera profunda para ver qué cosas pueden agradarle y qué co­sas pueden desagradarle.

Usted sabe lo bien que se siente cuando uno es prioridad para alguien. ¡Es lo mejor que uno puede sentir en la vida! Pasan pendiente de uno y no le queda la menor duda del lugar que uno ocupa en el lugar de ese otro.

Piense en usted. Cuál es su priori­dad. Para muchos su prioridad es pa­sarla bien. Divertirse. Y siendo ese el eje de su vida, todo lo que sea entre­tenimiento y emoción, estará en su agenda sin importar lo que gaste, el tiempo que invierta o las consecuen­cias que esto traiga.

Para otros su prioridad es la fe. Y son parte de una comunidad que les alimente su fe. Leen. Buscan la ma­nera de crecer en ello y usted puede notar cuán importante es el mante­ner su fe a tono.

Hay quienes su prioridad son sus hijos, y es increíble la abnegación, el despojo tanto de tiempo, esfuerzo y dinero que hacen para asegurarse que sus hijos lo tengan todo. Como les di­go, ¡admirable! Eso es notorio por su rostro de plenitud y felicidad cuan­do ven que sus hijos están avanzando y serán personas de bien en su vida.

¿Los políticos? ¿Cuál cree que es su prioridad? Creo que de esto se es­cribe demasiado y se habla demasia­do, pero está a la vista que su prio­ridad no es el país ni servir a otros. Y este es el problema. ¡Las priorida­des siempre son visibles! Por accio­nes, por hechos.

Lo invito a que haga una lista de cinco cosas a las cuales jamás renun­ciaría en su vida, sin importar qué, y estas son sus prioridades. Esto le ser­virá de filtro para aclarar sus decisio­nes. Poner límites y accionar confor­me a ello.

Si su prioridad es su pareja. ¡Mán­dele flores, sea detallista! Si su prio­ridad es la fe, ¿qué espera para invo­lucrarse en actividades de su congre­gación?, deje las excusas… Si su prio­ridad es el trabajo, ¡sea ético, dé lo mejor de usted en todo lo que haga! Si su prioridad es Honduras, deje de quejarse, actúe. Influya, inspire cam­bios, lidérelos.

Tener las prioridades claras es sin duda una brújula que le permite te­ner un panorama claro en cualquiera de las decisiones que tomamos. Las prioridades definen mucho de lo que es su personalidad también. Usted es lo que sus prioridades son. Recuerde: ¡Decisiones fáciles, cuando tenemos las prioridades claras!

COMENTA ESTA NOTA