FRANCAMENTE: El respeto y honores a la bandera nacional – El País

FRANCAMENTE: El respeto y honores a la bandera nacional

16 septiembre, 2019 | 4:10 am | Columnistas
FRANCAMENTE: El respeto y honores a la bandera nacional

Ilsa Trinidad Díaz Espinoza
ilsadiaz_zelaya@yahoo.com 

Tuvieron que pa­sar 55 años des­pués de nues­tra Indepen­dencia para que Honduras tuviera esa bandera tan be­lla y hermosa que nos re­conoce e identifica ante al mundo. El decreto de su creación lo firma el presi­dente José María Medina el 16 de febrero de 1866.

Yo no sé porqué en los decretos aprobados por los gobernantes no apa­rece publicado el nombre del Presidente y Secreta­rio del Congreso, ni de los diputados o diputadas pro­ponentes de las iniciativas de ley. No obstante, el 1 de septiembre de 1995, el pre­sidente Reina instituyó el día de la Bandera Nacional.

ESTA GENERACIÓN DESCONOCE HISTO­RIA Y SIGNIFICADO DE LA BANDERA

La bandera nacional es el símbolo nacional que tie­ne un puesto preferencial en todos los actos cívicos que se verifican en home­naje a la patria o a sus hi­jos predilectos. En una pla­za pública debe colocarse verticalmente en lugar pre­ferente. En los edificios pú­blicos del Estado, centros de enseñanza, escuelas pu­blicadas y privadas, emba­jadas en el exterior, consu­lados, en la parte superior del mástil de los barcos na­cionales, en las institucio­nes de las Fuerzas Arma­das y militares, y oficinas sobresalientes del Estado.

En los desfiles cívicos se colo­ca en una asta portátil.

La bandera guía debe presidir el desfile y la persona que la porte debe ser personaje o alumno

sobresaliente.

Se sigue un pro­tocolo especial para recibirla, para doblarla y guardarla.

Nunca se debe permitir que la bandera roce el sue­lo, especialmente en ac­to cívico o cultural, ni que presente manchas, o ro­turas de ninguna clase. Se designan la o las personas que deben izarla o arrear­la a las 6:00 de la mañana y a las 6:00 de la tarde. El día primero de septiembre se queman las banderas que presenten alguna irregula­ridad o que hayan servido para celebrar actos reñidos con el respeto a la patria y a sus hombres ilustres.

Que cada uno que lea es­tas líneas medite su amor y respeto a la patria, a su ban­dera y a sus símbolos sagra­dos.

COMENTA ESTA NOTA