FRANCAMENTE: El ejemplo de las hormigas – El País

FRANCAMENTE: El ejemplo de las hormigas

11 septiembre, 2019 | 4:10 am | Columnistas
FRANCAMENTE: El ejemplo de las hormigas

Ilsa Trinidad Díaz Espinoza 
ilsadiaz_zelaya@yahoo.com

El Rey Salomón se re­firió a las hormigas como ejemplo de sabiduría, trabajo y orden. Se nos ocurre esta re­ferencia, cuando nos estamos quejando en ese verano de ha­ber perdido casi del todo nues­tras cosechas, de no haber te­nido los silos suficientes para guardar las cosechas de nues­tros granos principales y ga­rantizar nuestra ciudad ali­mentaria.

Desde que amanece, escu­chamos el grito de desespera­ción de productores y campe­sinos, de ganaderos, del gana­do que gime de hambre y falta de agua y alimento. Y entonces vuelven a ocurrir los hechos de siempre. Apenas se sabe que hay gran cosecha de café, pero no garantizan nuevos precios ni la solución de las deudas acumu­ladas de años anteriores, y así, un año tras otro, se produce la mis­ma situación.

APRENDAMOS DE LA HORMIGA

Las hormigas construyen sus nidos de frente al sol del norte al oeste y contra la seguridad de un fuerte árbol cercano. La vida de las hormigas comienza desde que sale el sol. Todos los caminos de las hormigas las llevan directa­mente a su hormiguero. Todas tienen un trabajo específico. Si una hormiga por ejemplo no pue­de con la carga que lleva, otras acuden rápidamente a prestarle ayuda y la llevan a casa. Dentro del nido se encuentran galerías instaladas. Los machos tienen alas y las hembras también, pero estas las pierden después del ci­clo nupcial. El grupo de las obre­ras se encargan de preparar el ali­mento, los nidos y hacer la lim­pieza elucidado de las hembras y las larvas. Cuando llega el invier­no se unen todas y pasan allí to­do el invierno no son fuertes, di­jo Salomón, y otros que se han de­dicado a su estudio, no son fuer­tes, repito, pero al revés son más fuertes que muchos, se preparan trabajando todos los días del ve­rano para vivir el invierno con se­guridad y comida.

La Biblia se ha en­cargado de descri­birlas y criticarnos a los humanos. En Proverbios 6:6 se dice: “Miren a la hormiga, perezo­sos”. En Proverbios 6: 9-11: “Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir, cuándo te levantarás de tu sueño?

Honduras está dotada de po­ca tierra arable. Sin embargo, la mayoría la usan para ganadería cuando no debería ser así. Debe­mos de comenzar a conocer lo que hacen otros países, a tomar en serio el problema del agua, a cambiar nuestra política alimen­taria, a economizar energía para hacer nuestros alimentos, abara­tar el uso del gas y de agua para alimentarnos. Hay mucha dispo­nibilidad para abaratar el uso del gas, en lugar de seguir sufriendo tanto por los líos que estamos su­friendo.

OJALÁ Y FUÉRA­MOS COMO LAS HORMIGAS.

COMENTA ESTA NOTA