FRANCAMENTE: ¿Qué ha pasado con los planes de nación? – El País

FRANCAMENTE: ¿Qué ha pasado con los planes de nación?

28 agosto, 2019 | 4:10 am | Columnistas
FRANCAMENTE: ¿Qué ha pasado con los planes de nación?

Ilsa Trinidad Díaz Espinoza
ilsadiaz_zelaya@yahoo.com

Sabían ustedes que desde 1910 los aspirantes a di­rigir esta nación han tra­tado de darle vida a un PLAN DE NACIÓN que pudiera sacarnos de las dificultades que han sobrevivido más de un siglo.

Yo puedo hablar por el que pu­so en marcha el presidente Lobo Sosa. Participé como vocal 4 en la directiva que estableció en esta ciudad. Fuimos a muchas reunio­nes, pero por lo menos logramos que se conformara con el apoyo de los alcaldes de la zona metropoli­tana y con el apoyo solidario de la Cámara de Comercio y sus distin­tos presidentes.

El Gobierno se sacó de la man­ga una figura nueva que arrastró mucha plata. Estos fueron los re­presentantes presidenciales en detrimento de las funciones de los gobernadores, políticos, creando una burocracia sin presupuesto departamental. Solo cuando ve­nía de Tegucigalpa el director, cu­yas oficinas nunca conocimos. Ju­lio Raudales se llama, a quien con­tinúo viendo en la televisión, cri­ticándolo todo cuando él no hizo nada cuando tuvo la gran oportu­nidad.

Él venía con su séquito. Se es­taba unos cinco a diez minutos y después se retiraba. Nosotros por propia cuenta formamos las dife­rentes mesas. Nunca vinieron fon­dos para la flamante mesa de fi­nanzas. No obstante, se organiza­ron todas las mesas previstas en la copia que nos entregó un peque­ño grupo de promotores integrado por tres personas que tenían sus oficinas en la Comisión del Valle de Sula. Gracias a la Cámara de Comercio nos reuníamos.

Yo no quiero criticar el Plan. Ya es tiempo que dejemos de vo­tar por persona o líderes locales. Lo importante es que el hombre o mujer que lleguen a gobernar to­men los diferentes temas que se encuentran en los textos donde surgieron programas sacados de las propias comunidades, conte­niendo planteamientos y temas que allí se tratan y que valen la pe­na. Una vez sean actualizados y de acuerdo con el sello propio del go­bierno entrante.

Desde el principio se propone en todos los temas leídos la eliminación de la pobreza. En sus ob­jetivos principales se afirma que sea una nación democrática, una Honduras pro­ductiva, generadora de oportunidades y empleos dignos. Que se conforme poco a poco un estado mo­derno, transparente y eficiente. Pero no dice el cómo, el porqué, el cuándo, el cuánto.

Como ya se acerca el tema po­lítico, los ciudadanos deseamos conocer el Plan que lleven aque­llos ciudadanos hombres o muje­res para dirigir la nación. Diputa­dos que estudien las leyes antes de aprobarlas y someterlas después a una vergonzosa rectificación co­mo lo sucedido con el Código Pe­nal, y una acción social que toque las verdaderas necesidades de la población.

Volver a votar sin un plan de nación… ¿qué piensa usted?

 

COMENTA ESTA NOTA