Una fiesta rosa gold para Cecilia Arévalo – El País

Una fiesta rosa gold para Cecilia Arévalo

24 agosto, 2019 | 4:05 am | Sociedad
Una fiesta rosa gold para Cecilia Arévalo

SAN PEDRO SULA. Linda, ta­lentosa, impetuosa y de carácter firme, Cecilia fue el centro de las miradas y atenciones en su gran­diosa fiesta de XV años. Ingresó a los salones San Pedro del Hotel Co­pantl del brazo de su padre, mien­tras se escuchaba la letra y músi­ca de James Blunt y su inolvidable tema “You’re Beautiful”, ¡una can­ción al dedillo para ella!

Fue una fabulosa velada juve­nil donde la quinceañera fue pre­sentada ante su amplio círculo so­cial por sus padres, Carlos Aréva­lo y Miriam Maldonado, quienes estuvieron a cargo de la fiesta que rompió con los protocolos de ruti­na, generando un ambiente relaja­do y muy divertido entre los selec­tos invitados.

Su madre relató la historia de su embarazo y nacimiento de Cecilia, quien llegó a sus vidas para apor­tar esa intensa luz que resume su arrolladora personalidad, y entre sonrisas y emociones a flor de piel, la cumpleañera agradeció a todos su presencia y enorme cariño que siempre le han manifestado.

Ataviada en su estupendo atuendo de la casa de Adrianna Pa­pell, Cecilia realzó su fina estampa, llevando la clase, garbo y distinción que la caracteriza al lucir 2 vestidos diferentes en su mágica noche de celebración. Pablo Studio 87 deli­neó sus delicadas facciones y estili­zó su larga cabellera, mostrándose así más bella que siempre.

Confiaron a Milagros Contreras la ambientación de cada espacio de la estancia, fusionando una apuesta floral en tonalidades blancas, rosa­das y rosa gold con pinceladas en dorado. La mantelería a tono con­juntó de manera perfecta la pues­ta en escena entre verdes follajes, globos y cristales.

Diario EL PAÍS logró imágenes repletas de luz y brillo, de lo que fue la fiesta de 15 años dedicada a Valeria Cecilia Arévalo Maldona­do, quien protagonizó su gran no­che de inspiración rosa gold, dejan­do recuerdos imborrables en su co­razón y el de quienes la acompaña­ron. ¡Felicidades!




COMENTA ESTA NOTA