El camino parece despejarse hacia una investidura de Pedro Sánchez en España – El País

El camino parece despejarse hacia una investidura de Pedro Sánchez en España

20 julio, 2019 | 1:10 am | Columnistas
El camino parece despejarse hacia una investidura de Pedro Sánchez en España

por Mathieu GORSE / Álvaro VILLALOBOS

El camino hacia la reelec­ción del socialista Pedro Sánchez como presiden­te del gobierno español la próxima semana parecía empe­zar a despejarse ayer, cuando el je­fe de la izquierda radical de Pode­mos aceptó que su nombre no esté en un Ejecutivo de coalición.

El presidente saliente y candi­dato a un segundo mandato había dado un puñetazo en la mesa el jue­ves, al vetar la entrada en su futuro gobierno de Pablo Iglesias, líder de Podemos, calificándolo del “princi­pal escollo” para un acuerdo.

Sánchez había alegado “desave­nencias muy importantes” con Igle­sias, principalmente en el tema de Cataluña, región donde una tenta­tiva de secesión en 2017 generó una de las peores crisis políticas en Es­paña, todavía sin superarse.

En un vídeo colgado en su cuen­ta de Twitter, Iglesias afirmó que él no sería “la excusa para que el PSOE evite ese gobierno de coa­lición” con Podemos. Pero a cam­bio exigió que “la presencia de Po­demos debe ser proporcional a los votos” y que ellos puedan escoger los integrantes de su partido en el futuro ejecutivo, en momentos en que suena el nombre de su pare­ja y número dos del partido, Irene Montero.

Este paso de Iglesias, un caris­mático profesor universitario co­nocido por su pelo largo recogi­do en una coleta, podría comen­zar a abrir la vía a la investidura de Sánchez en el Parlamento la próxi­ma semana, tres meses después de las legislativas de abril en España. “Sin vetos ni imposiciones, pode­mos llegar a un acuerdo”, reaccio­nó una fuente socialista a la AFP.

Sánchez “escuchará las pro­puestas (de Podemos) y decidirá el equipo”, agregó la fuente, asegu­rando que el deseo de los socialistas es empezar por negociar “los con­tenidos” del programa de gobierno y luego sus integrantes.

– Sin mayoría absoluta –

Sánchez ganó las elecciones, pe­ro, sin mayoría absoluta, con 123 de los 350 escaños de la cámara baja. Por eso, necesita los 42 diputados de Podemos para continuar al fren­te del ejecutivo. Igualmente nece­sitará los de varios partidos regio­nales y, según los anuncios hechos por las distintas formaciones, a una parte del independentismo catalán.

Una primera votación ocurri­rá el martes, donde necesitará una mayoría absoluta de 176 votos, que no posee. Pero si se garantiza el apoyo de Podemos y de otras for­maciones, podría imponerse el jue­ves, cuando en una segunda vota­ción le bastan más síes que noes, y donde las abstenciones cuentan a su favor.

Tras su varapalo en las últi­mas legislativas, donde pasó de 71 a 42 diputados, Podemos espe­ra mantenerse a flote acoplándo­se a un gobierno de coalición con el PSOE. Una posibilidad que con­virtió en exigencia. El veto de Sán­chez a Iglesias cayó, así como un ja­rro de agua fría, pero con los cana­les de comunicación abiertos, am­bos partidos enviaron este viernes señales de que es posible ese en­tendimiento.

La pregunta es cuándo: si la se­mana próxima, en el mejor de los casos, o de aquí al 23 de septiem­bre, cuando expira el plazo para formar gobierno y evitar una repe­tición electoral el 10 de noviembre.

La número dos del Partido So­cialista, Adriana Lastra, animó es­te viernes a hablar “de la partici­pación [en el futuro gobierno] de otros miembros de Unidas Pode­mos, reconocidos”, más allá de Igle­sias. “No tenemos ninguna línea ro­ja para negociar con el Partido So­cialista”, señaló de su lado Irene Montero.

– La posible repeti­ción electoral, “un drama” –

Las relaciones son complicadas entre ambas formaciones. En 2016, Sánchez intentó sin éxito negociar un acuerdo con Podemos para con­vertirse en jefe de gobierno. Poco después, la izquierda radical votó no a la investidura del socialista, apoyado por los liberales de Ciu­dadanos. El bloqueo acabó preci­pitando una repetición electoral en junio de 2016. La politóloga Cris­tina Monge, de la Universidad de Zaragoza, no cree sin embargo que ahora vaya a repetirse ese escena­rio. “No hay que descartar nada, pe­ro yo sigo diciendo que no interesa a nadie. Estoy convencida de que, de una forma u otra, se consegui­rá una forma de acuerdo”, indicó a AFP. © 

COMENTA ESTA NOTA