Soluciones urgentes para los retornados – El País

Soluciones urgentes para los retornados

19 julio, 2019 | 5:10 am | Editorial
Soluciones urgentes para los retornados

Es ahora o nunca que el Estado de Honduras debe poner en práctica el ejercicio de la bue­na administración para una consagración histórica sin caer en la va­nidad y el mal deseo de gloria que puede llevar a un discurso político por demás innecesario. Nuestros compatriotas lle­van una pesada cruz a cuestas en su mar­cha hacia otros países en calidad de mi­grantes siendo Estados Unidos de Nor­teamérica el principal destino.

Los hechos y cifras son fríos, son estadísticas que no pueden esconder­se ya que de manera oficial se estable­ce que en 2015 fueron 75,875 retorna­dos; en 2016, 69,370; en 2017, 48,022; en 2018, 75,279 y hasta la fecha actual ya son 63,991 con un total de 332,537 y una proyección récord para finales del presente año. Quiere decir que el aproximado de población que ha su­frido este viaje ha sido de 3.5%, lo cual es muy alto, y sin considerar los que han logrado entrar de una u otra ma­nera, además de los años anteriores. Las cifras de hondureños retornados desde México y Estados Unidos van en ascenso, como producto de que tanto las autoridades mexicanas co­mo estadounidenses han incrementa­do las medidas para retener a los mi­grantes centroamericanos que han in­gresado de manera irregular y devol­verlos a sus países de origen.

Es en esta cresta de la ola en don­de se debe poner en marcha un plan de trabajo con resultados para ayer. Esto es algo que no puede esperar ya que las necesidades del pueblo y el ejer­cicio gubernamental del bien común es imperativo. A Honduras no solo se debe proponer como destino turísti­co, también como destino de inver­siones con competitividad certera y abundante para que no siga nuestra gente sufriendo en su propio país o en la ruta hacia el norte.

No es que seamos alarmistas, pero ante las políticas vehementes del se­ñor Trump que, con o sin razón, estig­matiza a todos los migrantes que van sin documentos y donde se hace sufrir hasta a los niños al separarlos de sus padres siendo ésta una medida que no terminamos de comprender ya que es doloroso y difícil de asimilar.

Se han anunciado planes con re­cursos importantes para recibir a esta oleada de hermanos hondureños. Eso nos parece muy bien, pero la mega es­tructura económica y social, debe ser replanteada con ejercicios más atre­vidos, más audaces para darle vuelta de una vez por todas esas ingratitu­des que provocan desesperanza. Una de ellas y por la cual se debe comen­zar y hacer mayor énfasis es en el te­ma de la corrupción y esas negocia­ciones políticas aviesas para las ma­yorías. Ese movimiento subterráneo, cual terremoto, tarde o temprano nos pasará la factura si no se le detiene y el Gobierno es el llamado a hacerlo. No­sotros, como pueblo somos los man­dantes y ellos los mandatarios, o sea, los depositarios de los mandatos a tra­vés de los votos.

Se debe comenzar ya, dejarlo para mañana puede ser demasiado tarde y lo lamentaremos muchísimo. Se debe configurar más empleo, mejores sala­rios, salud de alta calidad (sin dema­gogias de ningún sector), educación de primer mundo para construir a la Honduras que soñamos.

TEMAS
COMENTA ESTA NOTA