Hondureña y sus dos hijos son acribillados por guatemalteco en Estados Unidos – El País

Hondureña y sus dos hijos son acribillados por guatemalteco en Estados Unidos

19 julio, 2019 | 12:30 am | Sucesos
Hondureña y sus dos hijos son acribillados por guatemalteco en Estados Unidos

Rossibeth Flores Rodríguez había llegado hace cinco meses a los Estados Unidos.

EL HECHO OCURRIÓ LA NOCHE DEL MARTES PASADO

ESTADOS UNIDOS. Una madre hondureña y sus dos pequeños hijos, fueron asesinados la noche del martes pasado por un amigo de la familia, de origen guatemalteco, quien presuntamente estaba enamorado de la mujer sin ser correspondido.

Las víctimas del obsesionado hombre son Rossibeth Flores Rodríguez (29), su hija de 11 años y su hijo de cinco años, originarios de El Paraíso en el departamento de Copán, zona occidental de Honduras.

El hecho se habría registrado la noche de ese día, en la vivienda ubicada en la cuadra 1003 Day Street, Des Moines, Iowa, Estados Unidos. En dicha casa residían los ahora occisos y el victimario junto a su esposa quien es estadounidense.

La Policía de la localidad detuvo al presunto homicida, quien responde al nombre de Marvin Oswald Esquivel López (31), quien habría atacado a madre e hijos con un arma de fuego. Autoridades informaron que los cuerpos fueron encontrados a eso de las 11:00 de la noche del martes anterior con múltiples heridas producidas con arma de fuego.

Sus hijos y su madre eran el motor de su vida, por lo que buscó el anhelado “sueño americano”.

El terror se vivió en la comunidad de Des Moines, Iowa, cuando los vecinos se enteraron del horrendo ataque que había dejado como resultado a tres fallecidos; una madre y sus dos hijos.

Algunas residentes acudieron después a la vivienda tras el fatal hecho, con el objetivo de hacer un altar de flores en honor a la valiente madre, quien emigró junto a sus dos hijos, con el objetivo de lograr una vida mejor.

En la residencia se encontraron las bicicletas de los menores, tiradas en la entrada.

Cuando vivía en Honduras tenía un negocio de venta de comida. / Utilizaba sus redes sociales para vender los productos que le hacían ganar el pan de cada día.

AMIGA DE SU EJECUTOR

Los familiares y amistades de la hondureña ultimada, no podían dar crédito a la noticia, pues no asimilaban cómo un allegado a la familia, había truncado los sueños de una mujer tan luchadora.

Rosa Betty Rodríguez, la madre y abuela de las víctimas, con un nudo en la garganta contó a Diario EL PAÍS, cómo es que una de las víctimas y el criminal se conocieron.

Aseguró que nunca fueron pareja y que Esquivel López, llegó a su casa como un inquilino, a quien le rentaron un cuarto, porque no tenía dónde vivir, mientras trabajaba como guardaespaldas en El Paraíso, Copán.

Durante su estadía en la vivienda de la familia Rodríguez, en el occidente del país, el guardia nunca manifestó un interés por la joven viuda, madre de los dos pequeños.

Tras ser alertadas, las autoridades se apersonaron a la escena del crimen y acordonaron la zona, para luego iniciar con las investigaciones.

El guatemalteco convivió con los copanecos entre los años 2010 y 2011, sin ninguna actitud agresiva que se pudiese repudiar, por lo que todos confiaban en su amabilidad.

En ese sentido, al verse en la necesidad de emigrar con sus menores, “Rosy”, como le decían de carriño, pidió ayuda a Marvin Oswald, quien ya se encontraba casado con una norteamericana y accedió a alojar a la madre y sus pequeños.

Luego de unos meses de estar asilada en la casa del chapín, la mujer comenzó a contar a su madre Bety sobre algunas actitudes del hombre. En cada comunicación que la joven tenía con sus parientes en Honduras, les contaba que estaba siendo acosada por el individuo que le había dado alojamiento y esperaba poder salir pronto de su casa.

La ahora fallecida nunca accedió a las pretensiones amorosas del sospechoso, por lo que los familiares aducen que el crimen habría sido por un amor no correspondido. Esquivel López enfrenta cargos por los tres asesinatos en primer grado.

Trascendió que luego del hecho, él mismo llamó a la autoridad para entregarse y declarar sobre el triple crimen.

En este complejo de apartamentos fueron encontrados los tres cuerpos con múltiples heridas de arma de fuego.

GUERRERA INCANSABLE

“Ella era una mujer alegre, cariñosa, con muchas metas”, así la recuerdan sus amistades, ya que aseguran que “Rosy” era una guerrera incansable, que llenaba de alegría sus días.

“Mi hija emigró a Estados Unidos hace unos cinco meses, con el objetivo de brindar una vida mejor a su familia y ofrecer un futuro prometedor para sus dos hijos, era tan llena de vida”, dijo la madre y abuela de los fallecidos.

Soñaba con sacar a su madre de trabajar y para eso estudió en el Instituto Paraíso Occidental. Desde muy joven se fajó con su madre en la venta de comida, como el pollo con tajadas, quesadillas, tamales y cerdo horneado, todo lo que le generara un ingreso decente y digno era bien visto para ella.

Sus publicaciones en las redes sociales sobre sus ventas eran recurrentes, pues siempre buscaba la forma de agenciarse unos centavos y utilizaba los canales a su alcance. Se casó, procreó a sus dos hijos y quedó viuda muy joven, pero eso no le truncó las ganas de salir adelante.

Las bicicletas con las que jugaban los pequeños, quedaron tiradas en la entrada del inmueble.

SOLICITAN AYUDA

Tras el horrendo crimen, familiares de las víctimas, crearon una página web para la recaudación de fondos para repatriar los cuerpos a El Paraíso, Copán. Una de las primas de “Rosy”, Desiré Guzmán, quien vive en Texas desde hace 5 años, hizo un llamado a los compatriotas que quieran colaborar con esa causa.

“Necesitamos recaudar el dinero para poder enviar sus cuerpos a Honduras ellos tenían 5 meses de haber llegado al país en busca del sueño americano, muchas gracias por su ayuda y que Dios los bendiga”, escribió Guzmán en la página Gofundme.

Entre tanto, la canciller de Relaciones Exteriores, Nelly Jérez, aseguró que iniciarían con los trámites de repatriación de los cuerpos.

Sin embargo, explicó que esto podría tardar varias semanas o incluso un mes, ya que se trata de muertes violentas que están en investigación, a diferencia de las accidentales, que llevan un proceso más escueto.


Medios de comunicación local llegaron hasta la comunidad para transmitir el crimen. 

Tras su muerte y la de sus hijos, los vecinos de El Paraíso, Copán, dieron sus muestras de pesar. 

Familiares, al igual que sus amigos pidieron justicia y que el crimen de la madre e hijos no se quede impune.
COMENTA ESTA NOTA