FRANCAMENTE: Cuando no haya tiempo… – El País

FRANCAMENTE: Cuando no haya tiempo…

12 julio, 2019 | 4:10 am | Columnistas
FRANCAMENTE: Cuando no haya tiempo…

Ilsa Trinidad Díaz Espinoza
ilsadiaz_zelaya@yahoo.com

Es difícil opinar o esta­blecer expectativas so­bre los hechos políticos contaminados a esta ho­ra por la ambición desmedida de algunos, por resentimientos que se guardan en el interior de fac­ciones o personas que no han lo­grado sobrellevar con paciencia y una mejor actitud cívica los erro­res cometidos en el cercano ayer, y todo por el temor de quedar al margen de posibilidades de man­tener vigencia importante dentro de los círculos políticos de un fu­turo incierto.

El partido de gobierno, al pa­recer se ha declarado con gran apertura concediendo espa­cios para la aprobación de le­yes, pero ofrece dudas sobre temas como la segunda vuel­ta y el nombramiento anticipa­do de los titulares de órganos encargados de promover una elección creíble e indubitable.

El Partido Liberal desafor­tunadamente se muestra di­vidido. Desde su bancada en el Congreso Nacional y la re­lación con su Central Ejecuti­vo. Por ello se ve muy lejana su participación efectiva en el es­pejo político de la nación.

El Partido Libre, indeci­so en sus actuaciones, ha sor­prendido a todos insistiendo en el nombramiento anticipa­do de los futuros miembros de las instituciones recién creadas para manejar el proceso electo­ral a las puertas, y no satisfe­cho con esa actitud dictatorial de su coordinador general, por primera vez en la historia po­lítica de Honduras ha ordena­do a sus diputados declararse en rebeldía. Ausentándose del hemiciclo legislativo, sin nin­gún preámbulo o una justifica­ción que deje satisfechos a sus adversarios en el ruedo.

Políticos con experiencia en hechos históricos están pensan­do en una estrategia que lleva­rá contra la pared a los demás partidos, y que pretende llevar­los hasta que ya no haya tiem­po para reformas, plebiscitos y se hayan cumplido los términos para reglamentar la tan llevada y traída reelección abierta has­ta el momento, o promover una acción de última hora, que será sorpresa para muchos.

Es entonces, cuando cabe preguntarse: ¿Qué es lo que pre­tende la estrategia del partido ausente del debate electoral y de la aprobación de leyes en el Con­greso Nacional, que es el terreno donde se podrían resolver todos los temas?

Si de verdad quieren a Hon­duras y desean un mejor futu­ro para todos, no son “plata­formas sin personería jurídi­ca”, entidades privadas, ni sec­tores sociales salidos del bolsi­llo de la improvisación los que deberían participar en la polí­tica. Y no se atreven a lanzar­se directamente. Hay que de­jarle, por el momento, al Poder Legislativo toda la responsa­bilidad que la población le de­manda con urgencia a discu­tir y aprobar la legislación ne­cesaria, sea que las apruebe o las rechace, pretenda llevarlas a la práctica, cuando ya no ha­ya tiempo.

COMENTA ESTA NOTA