La solución al desempleo – El País

La solución al desempleo

4 julio, 2019 | 5:10 am | Editorial
La solución al desempleo

Tomando como base los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) vemos que Honduras, hasta el año 2016, “la población económicamente activa está compuesta por las personas ocupadas y las desocupadas; dentro de los ocupados encontramos a los asalariados, cuenta propia y trabajadores no remunerados. Los desocupados son todas las personas que en la semana de referencia no tenían un empleo, pero se encontraban buscando activamente, y los que buscan trabajo por primera vez”. Ante lo anterior y en base a los mismos estudios “el desempleo es mayor en el área urbana, a cuya población le toma en promedio 3.3 meses encontrar un trabajo. La TDA (Tasa de Desempleo Abierto) del área urbana observada es de 9.0%”. Veamos con interés y con mucho ojo crítico el hecho que “la tasa de desempleo abierto entre hombres y mujeres sobresale la población femenina con un 10.6% contra 7.6% en el área urbana, y 11.0% contra 2.6% en el área rural respectivamente”.

En 2018 la tasa de ocupación pasó de 53.2% al 55.1% y la tasa de desocupación cayó del 7.4 al 6.7% con una reducción de 0.7. En Honduras, según el INE, la población en edad de trabajar llega a 61936,385 personas, de las cuales el 52.9% (31666,904) son mujeres y el 47.1% (31269,481) hombres.

La PEA (Población Económicamente Activa) es de 41093,474 de personas, de los cuales el 60.7% son hombres y el 39.3% mujeres. Del total de la PEA, el INE estima que 31819,978 están ocupados y 273,496 desocupados y de ellos 206,054 son jóvenes de entre 15 y 35 años de edad. La Tasa de Desempleo Abierto oficial es de 6.7%.

Así están las cosas, siendo lo más explícitos posibles en función de ver tantas estadísticas. Y siendo aún más reflexivos hemos de colegir que siendo casi un tercio de millón de personas desocupadas o desempleadas (según datos oficiales) quiere decir que algo son se está haciendo bien en función de resolver este flagelo.

La cifra pareciera ser mayor por las condiciones en que la población sobrevive y que debe hacer cosas inauditas para ganarse la vida honradamente o cosas que no estaban en el presupuesto de los sueños propios de cada ser humano. De ahí vemos que el fenómeno migratorio es más angustiante cada vez más, aunque hemos de admitir que en algunos movimientos se ha notado cierto “aroma” a manipulación ante una realidad dolorosa. Es como jugar a los dados con las ropas del crucificado al pie de la cruz, tal como lo hicieran los soldados romanos con el mismo Hijo del Hombre.

Solo haciendo un pequeño alto, sobre el trato a nuestros hermanos inmigrantes hondureños, es allí cuando estamos expectantes sobre el trabajo de los entes encargados de los Derechos Humanos de ellos. Es menester hacer algo, y para ayer. La solución a este mal indicador es la unidad como pueblo tratando de ser creativos y proactivos y de parte del Estado crear y establecer draconianamente las condiciones de seguridad, financiera y de mercado para garantizar la prosperidad de todo hondureño. Solo así saldremos ya que es un proceso a mediano y largo plazo, así como vigilar más tenazmente del sector que está con empleos por sus condiciones laborales, dándole a los empleadores las facilidades para su libre y eficaz desarrollo.

 

TEMAS
COMENTA ESTA NOTA