Cumbres borrascosas – El País

Cumbres borrascosas

3 julio, 2019 | 5:10 am | Editorial
Cumbres borrascosas

Trump pisa territorio de Corea del Norte. Esa es la noticia mundial de impacto. Atrás quedó la amenaza de guerra nuclear con el “hombre cohete”. Kim Jong-un, complacido por el trato amigable que ahora tiene con el hombre más poderoso del mundo. Se encontraron en la franja desmilitarizada entre las dos Coreas, y de allí, juntos la atravesaron hasta llegar a suelo norcoreano. Si estos gestos sirven para algo o se quedan en retratos fotográficos que recoge la historia, está por verse.

El líder norcoreano también gana en prestigio frente a un mundo escéptico por su peligrosidad. Hasta hay quienes interpretan las profecías de Nostradamus suponiendo que Corea del Norte desencadena el Armagedón. Kim ha estado compartiendo estrados con el presidente Chino Xi Jinping, con el ruso Vladimir Putin, y en tres cumbres intercoreanas, dos con la presencia de Trump.

El saludo fue efusivo esta vez. “Me alegró de verle de nuevo” —le dijo Kim a Trump mientras le ofrecía la mano– “no esperaba jamás verle en este lugar”. Unos instantes caminaron unos metros en suelo norcoreano para luego encaminarse al Sur. Trump aseguró que “están pasando muchas cosas positivas” en el proceso de conversaciones entre Washington y Pyongyang. Admitió, además: “Nos hemos caído bien desde el primer día”, insinuando lo impensable, un viaje del líder norcoreano a Washington.

“Voy a invitarle ahora mismo a la Casa Blanca”. Bueno, allí tiene la prensa del mundo y especial la prensa norteamericana para masticar. Estos giros en la política exterior, como la reunión que acaba de sostener con el presidente chino donde anuncia que suspende el bloqueo anunciado para el gigante tecnológico, distraen la atención sobre la política local. La reunión fue sugerida por Tump en un tuit. La invitación llegó horas después. Para que disciernan como ahora, en forma improvisada, ocurren las cosas trascendentes.

Kim explicó: “Yo también quería verle”. “No creo que la reunión hubiera podido organizarse en un solo día de repente sin la excelente relación que mantenemos el presidente y yo”. “Estoy convencido de que esta excelente relación nos ayudará a tomar la iniciativa y superar las barreras y dificultades que podamos encarar”.

Las negociaciones estaban estancadas. Corea del Norte solo ofrecía desmantelar su centro nuclear de Yongbyon a cambio del levantamiento gradual de las sanciones. Estados Unidos reclamaba que Pyongyang eliminara su programa de armamento no convencional por completo y de manera verificable a cambio de eliminar esos vetos. Así que, a partir de ahora, a ver si hay avances o si alguna de las partes a convenido ceder en sus posiciones.

Si México tuviera programa nuclear quizás este sería el momento en que POTUS, en vez de tener desahuciado a AMLO con sanciones arancelarias si no para los flujos migratorios, estaría reuniéndose en la frontera con su homólogo e incursionando unos metros en territorio mexicano. Pero México solo es un vecino incómodo —por las caravanas que cruzan el territorio para cruzar la frontera– de menor peso. AMLO acaba de salir feliz a dar una conferencia de prensa, después que POTUS lo felicitó por el avance logrado atajando a los peregrinos. Quizás no tarda en verse en una cumbre. Y si lo premia la suerte no serán cumbres borrascosas.

 

TEMAS
COMENTA ESTA NOTA