Si hay negocios, entonces hay amistad – El País

Si hay negocios, entonces hay amistad

1 julio, 2019 | 5:10 am | Editorial
Si hay negocios, entonces hay amistad

El principal tema del momento es la visita de Donald Trump a Corea del Norte. Ese es el primer ingrediente de este sorpresivo giro histórico en donde nadie jamás, como presidente de los Estados Unidos de América, lo había hecho. El señor Trump es el primero y de eso nos ha tocado ser testigos en estos tiempos de por sí azarosos.

Trump estrechó la mano de Kim Jong Un ayer y dio 20 pasos hacia Corea del Norte, haciendo historia como el primer líder estadounidense en sentarse en el “reino de los ermitaños”. Trump cruzó el bordillo de piedra que separa el Norte y el Sur a las 3:45 p.m., hora local, abriéndose camino junto a un sonriente Kim en un país que durante mucho tiempo ha sido un paria mundial por sus ambiciones nucleares y su triste historial en materia de derechos humanos. La humanidad entera se pregunta cómo ha sido eso posible después de un intercambio de insultos y lenguaje procaz de ida y vuelta entre los dos gobernantes, desde “viejo loco” hasta “rocket man” (“hombre cohete”).

“¿Quieres que cruce?”, le preguntó Trump a Kim mientras se estrechaban las manos. “Estoy de acuerdo con eso”. Mientras se encontraba dentro del territorio de Corea del Norte, Trump y Kim se estrecharon la mano y se dieron palmaditas en la espalda antes de regresar a la frontera hacia el sur después de aproximadamente un minuto. “Nunca esperé encontrarme con usted en este lugar”, le dijo Kim a Trump a través de un intérprete. Más tarde, Trump dijo que estaba “orgulloso de haber sobrepasado la línea” y agradeció a Kim por la reunión. Lo invitó a la Casa Blanca, aunque más tarde reconoció que tal visita no vendría pronto.

El líder norcoreano dijo que estaba sorprendido por la solicitud de Trump de reunirse y aceptó la oferta debido a su “excelente relación” y la importancia de reunirse en la frontera. “Creo que, al reunirse aquí, dos países que tienen un pasado hostil, estamos mostrando al mundo que tenemos un nuevo presente y tenemos una reunión positiva en el futuro”, dijo Kim.

Aquí es donde podemos colegir acerca de lo que podríamos ver en nuestra región, que por cierto no está en la agenda de prioridades de los Estados Unidos, mientras no haya amenazas para la paz a sus ciudadanos. Este encuentro marcará la pauta en el replanteamiento en la lucha en pro de los derechos humanos y la posibilidad de la inversión de los valores que tratan de poner en primer lugar los intereses económicos antes que el bienestar de la humanidad. Sabemos que Corea del Norte, con su política aislacionista, ha tenido sometido a su pueblo en franca violación a los derechos fundamentales del hombre. Sin embargo, este acercamiento nos hace levantar una ceja que también nos hace recordar el acercamiento de Barack Obama a Cuba.

Los presidentes de Estados Unidos se sientan con los dictadores, podría pensarse, y en efecto así es, allí están las reseñas en los portales electrónicos y en todos los medios.

Otro cuestionamiento es si con las dictaduras del Cono Sur, ¿también se sentaría el presidente de turno de los Estados Unidos a hacer un brindis? Esperemos que no.

 

TEMAS
COMENTA ESTA NOTA