Las medias tintas – El País

Las medias tintas

13 junio, 2019 | 5:10 am | Editorial
Las medias tintas

Para tener una idea de lo que ocasionan las fuerzas populistas y antisistema, hay que ir a dar un paseo por Londres. Cómo una consulta popular acabó sacando uno de los socios más importantes de la Unión Europea. En el proceso de salirse, como si eso no fuese suficiente cataclismo, agitan todo andamiaje político y ponen en vilo la seguridad que durante mucho tiemplo tuvo la sociedad de ser parte de un sistema integracionista.

Ya lleva el Reino Unido más de un año de navegar en un agitado mar de inestabilidad política e institucional. Sin que hay claridad todavía sobre la ruta a transitar que los pueda llevar a puerto seguro. Lo último que ha sucedido es que el Parlamento británico ha rechazado por 309 votos frente a 298, la maniobra impulsada por el Partido Laborista para evitar a toda costa que el nuevo primer ministro que surja de las filas conservadoras pueda llevar adelante un Brexit sin acuerdo el próximo 31 de octubre. Sin embargo, esto último es una secuela de la debacle sufrida por el partido conservador, y la tunda en las elecciones europeas que sufrieron tanto Tories como Laboristas. La gente se inclina por los extremos, rechazando la moderación y las medias tintas.

El partido ultra nacionalista del BREXIT pega una tremenda tunda a los partidos históricos ingleses. Obtiene el 30.3% de los votos. Le sigue en el segundo lugar el Partido Liberal Demócrata, opuesto al Brexit, con un 21.1% de los sufragios. La dimisión de la primer ministro por su fracaso de negociar un plan de salida con Bruselas aceptable para las facciones opositoras en el parlamento, y aún dentro de su propio partido, ha ahondado la división interna de los tories.

Se hunden, con apenas un 9% de los votos, a un penoso quinto lugar en estas elecciones europeas. Salen abajo incluso de los verdes ecologistas que logran un 12% de los sufragios. Pero el castigo igual es para la izquierda. Los laboristas no logran mantenerse como las segunda fuerza.

Descienden al tercer lugar con un 15.2% de los resultados. Los votantes que desean permanecer en la Unión Europea, que se oponen al Brexit, abandonan tanto el partido conservador y el laborista.

Estos le dan al partido Liberal Demócrata el segundo lugar que durante la campaña plantearon con claridad su rechazo total al Brexit. Su líder propugnaba por que hubiese un segundo referéndum para devolverle la palabra a los ciudadanos.

Los nacionalistas escoceses del SNP, que igual reclaman otra consulta popular, otra consulta popular, obtuvieron mayoritario apoyo en su territorio. La gente se fue a los extremos. Abandonaron las medias tintas. Otra derrota para la primer ministro. Debe abandonar su cargo, asediada por el rechazo de los contrarios, pero también de los suyos, y deja a su partido en situación catastrófica. Su influencia es nula.

Pasa a ser una figura irrelevante. La pugna por lo que queda del partido ya empezó. El populismo conservador del Boris Johnson —también un partidario del BREXIT– lleva la delantera. Los tories que en la elecciones europeas apoyaron a Farage, fueron los que quedaron decepcionados con las posturas de la primer ministro y su negociación imposible con Bruselas. Estas elecciones reconfirman la decisión de salirse de la Unión Europea con o sin acuerdo.

 

TEMAS
MÁS DE EDITORIAL
COMENTA ESTA NOTA