SIN RODEOS: La lógica talibana de Libre – El País

SIN RODEOS: La lógica talibana de Libre

11 junio, 2019 | 4:10 am | Columnistas
SIN RODEOS: La lógica talibana de Libre

Edgardo Rodríguez
Politólogo y periodista

En las guerras civiles libradas en Afganistán, por los fundamentalistas talibanes de Al-Qaeda; y en Siria, por el Estado Islámico (ISIS), la lógica de guerra era destruirlo todo, arrasar con templos y monumentos de miles de años de existencia. En la enferma lucha de los extremistas se piensa que cuando ellos lleguen al poder construirán una “nueva sociedad”, borrando todo vestigio del pasado. Es la violencia irracional en su cruda esencia.

Algo parecido sucede actualmente en Honduras con la lógica radical y extremista del Partido Libre, aliado con mareros, expolicías depurados y cárteles que operan en la costa atlántica. Ellos pretenden destruir la economía hondureña, a través de la toma de carreteras, la quema de furgones con mercadería, la quema y saqueos de comercios, el ataque a los aeropuertos, la paralización de proyectos hidroeléctricos, entre otras muchas acciones.

Con sus actos vandálicos y violentos, implementados desde finales del año 2017, Libre y sus aliados del crimen organizado, están provocando enormes daños a la economía hondureña, al grado tal que son ellos que al ocasionar la fuga de las inversiones han provocado el incremento sustancial del desempleo y obligado a los ciudadanos más pobres a irse en caravanas hacia Estados Unidos.

Por todas partes de Honduras se escucha la queja de las personas que no encuentran trabajo y los comerciantes denuncian que sus ventas han caído casi en un 50%. Esto es el resultado obvio del ambiente de violencia, destrucción y zozobra que ha sembrado Libre en varias partes del territorio, logrando atemorizar un sector de la inversión nacional y extranjera.

Por esta razón, a través de los distintos medios de comunicación, los ciudadanos le reclaman al presidente Juan Orlando Hernández el por qué no actúa con mayor firmeza, especialmente contra los delincuentes que se toman carreteras casi todas las semanas y los que atacan y saquean la propiedad privada.

 La gente está cansada de esa conducta delictiva. Por ello, el mandatario debe dialogar con los sectores organizados y resolver las demandas, pero con los delincuentes que atentan contra la economía debe ser implacable.

Y para colmo de males hay organizaciones muy serias, como la Cámara de Comercio e Industria de Cortés, que, en lugar de ser factor de búsqueda de la paz y el entendimiento, más bien alientan a los que quieren el caos y la anarquía. Así quedó evidenciado en uno de sus comunicados cuando el señor Jorge Faraj y Pedro Barquero dijeron que la destrucción provocada en las recientes semanas no importaba, porque se pierde más por la corrupción en el país. Esa es casi una invitación a seguir en el vandalismo. El pueblo hondureño debe rechazar y condenar la lógica talibana del partido Libre, por el enorme daño que le ocasiona a los más pobres del país al dejarlos sin empleo.

 

COMENTA ESTA NOTA