La negociación de AMLO con Potus - El País

La negociación de AMLO con Potus

10 junio, 2019 | 5:10 am | Editorial
La negociación de AMLO con Potus

En México el acuerdo alcanzado con Washington, para evitar que POTUS le clavara aranceles a los artículos que exporta al Mercado norteamericano, deja un sabor acidulado como una sensación de derrota en la primera prueba de fuego entre ambos gobiernos. Los titulares de los diarios mexicanos reflejan ambiente de celebración con los resultados de la negociación. AMLO despachó apresurado a su canciller a Washington buscando desactivar la amenaza de POTUS con la que insistía todos los días, por su cuenta de Twitter, en su estilo acostumbrado orientado a someter al contrario, y el resultado fue que el gobierno mexicano tuvo que renunciar a los principios capitales de su política exterior. Por mucho que en el pasado enfatizara que nadie fijaba pautas a la política exterior mexicana y que la inmigración sería tratada con “puertas abiertas”, el comunicado deja claro que todos los que cruzan la frontera y solicitan asilo en los Estados Unidos deben regresar a México a espera la resolución.

Además que desplaza 6,000 soldados a la frontera sur para detener el flujo de migrantes procedentes de los países centroamericanos. Para reforzar su frontera sur y aumentar la deportación de sus vecinos del triángulo norte. Aunque la nota esperanzadora es que en el acuerdo logran respaldo una especie de plan Marshall para los países de Centroamérica. Aunque también para los estados mas atrasados del sur en el territorio mexicano.  El plan es una especie de repetición del Plan para la Prosperidad, respaldado por Obama, para el cual no pudo obtener los recursos comprometidos del congreso norteamericano. Cuando llegó Trump, ese plan, apoyado por Obama, lo echaron al cesto de la basura. La iniciativa de AMLO es similar. Incluye inversiones en obras públicas, energía y proyectos agrícolas. El principio es que la forma de detener los flujos migratorios es proporcionando oportunidades a los que no las tienen en sus lugares de origen. Algo parecido a lo que intentó hacer Vicente Fox con su plan Puebla-Panamá.

La delegación mexicana celebró el acuerdo negociado como una importante victoria. Igual mensaje ha intentado mandar AMLO enfatizando en que lograron que no se materializara la amenaza de imponer tarifas arancelarias a los artículos que exportan al mercado norteamericano. Y que el plan de asistencia, al que se comprometen los Estados Unidos, ha sido una iniciativa del tabasqueño. Los bemoles de ese plan es hasta donde se van a concretar los desembolsos. Ya pasó con otro plan anterior.

Recursos ofrecidos que nunca llegaron. Aparte que seguramente cada vez que dispongan algún financiamiento o asistencia, sin duda que será condicionada, en base a cumplir con las exigencias de POTUS, o de lo contrario no hay recursos habilitados. Así que insistimos sobre la necesidad de dar prioridad a un plan interno para la creación masiva de empleos. Los que se van en busca de trabajos a los Estados Unidos ahora tienen que enfrentar tantos tapones que tarde o temprano no les quedará otra alternativa que desistir.

 

 

 

 

TEMAS
MÁS DE EDITORIAL
COMENTA ESTA NOTA