La verdadera esperanza del mundo – El País

La verdadera esperanza del mundo

8 junio, 2019 | 5:10 am | Editorial
La verdadera esperanza del mundo

Esta semana, entre tanta tensión, cayó una pertinaz y fresca llovizna, tan buena ha sido la noticia que ni siquiera nos hemos percatado. Y es que este miércoles recién pasado en la Audiencia General del Papa Francisco en la Plaza San Pedro, fue amenizada por la banda musical “Banda Juvenil 504” que es integrada por alrededor de 30 jóvenes hondureños entre las edades de 10 y 25 años. El pontífice se refirió a los jóvenes quienes vestidos con sus trajes típicos escuchaban las palabras que les indicaba el Santo Padre “llevan la música en la sangre, me gusta cómo tocan y se mueven”, el papa Francisco les saludó muy cordialmente y posó junto a los chicos con la bandera de Honduras, para las cámaras del mundo.

De igual manera se dirigió nuevamente a ellos diciéndoles, “Se nota que son latinos, supongo que tocarán algo más, ¿no?, dijo el máximo líder de la Iglesia indicando que quería escucharlos nuevamente. El papa también entregó un obsequio al director de la banda. “Fue un momento de mucha alegría, emoción y lágrimas”, indicaron algunos de los chicos. La banda fue recibida con un caloroso aporta por parte del futbolista hondureño David Suazo quien, a pesar de encontrarse en Polonia por el momento, corrió con los gastos de hospedaje de los miembros durante los cinco días de su estadía.

Dentro de toda esta crónica es destacable precisamente la acción nada anunciada y silenciosa del apoyo del deportista hondureño quien ya es leyenda en Cagliari. ¡Él corrió con los gastos de la estadía de la Banda 504! Cosas así son dignas de imitar dentro de la clase adinerada que puedan permitirse apoyar a la cultura y las artes. Es muy curioso el tema ya que hoy en Honduras andamos peleando por el pedazo de pan que alimentará el cuerpo, pero eso nos enseña que también debemos luchar por cultivar el alma, y darle al espíritu agua fresca de vida y el pan de la justicia y la luz de la verdad.

Desde que en las Conferencias Episcopales Latinoamericanas se optó por la preferencia por los jóvenes y los pobres, manifiesta el mensaje evangelizador tan necesario en estos tiempos. Se debe recoger lo bueno y ver cómo la juventud parece decepcionada de lo que creyó valioso con toda esta realidad. Ya nuestra juventud está reclamando su puesto en el cuerpo social y lo está manifestando de la manera correcta. Ya no lo está haciendo de forma indeseada. Están en la senda y por ello debemos cuidarles de las malas influencias y exigir de manera bien canalizada al Estado por mejores condiciones y oportunidades. Ellos son los que tienen el presente, ya, de Honduras, en sus manos, démonos cuenta de eso. Nuestros jóvenes han dado una cátedra de la alegría que prima todavía y en grandes cantidades en nuestra sociedad y ellos son el mejor testimonio.

Tenemos la esperanza que muy pronto veremos los efectos de tan grandiosa noticia, ojalá y se repita muchísimo más eventos de este tipo, para demostrarnos, para reflexionar y caminar por mejores senderos.

 

TEMAS
COMENTA ESTA NOTA