Lo que es – El País

Lo que es

4 junio, 2019 | 5:10 am | Editorial
Lo que es

La democracia tiene sus bondades y defectos. Es perfectible a pesar de sus lagunas o carencias. Precisamente éstas son descubiertas al surgir la deducción de una necesidad o cuando el poder ejercido lesiona los intereses de un sector o de las mayorías. Decididamente apoyamos las decisiones del gremio médico y magisterial, siempre y cuando no provoque el desorden y caos que estamos sufriendo y en donde los menos favorecidos son usados como escudo humano y pretexto. No se puede justificar que se siga soliviantando los ánimos de un sector que pareciera estar siguiendo un guión, un argumento en donde esas revueltas favorezcan a sus intereses. ¿Quiénes son los que pagan al final? ¿Cuál es la consecuencia?

Los “paganos” son los pacientes que deben prolongar sus dolores o agonías. 36,000 consultas dejadas de atender y al menos 600 cirugías que se habrán de posponer por todo este tema. ¿Es justo? Esa es la pregunta que se debe hacer cada líder en sus luchas por auténticas y justas que sean. Niños sin clases, promoviendo la ignorancia que hemos de pagar todos, sin excepción, dando como resultado un país poco competitivo y poco atractivo, por ende, para la inversión extranjera. Esas son las consecuencias. ¿A quién culpar? Todos tenemos cuota de participación en este desorden, ya que dejamos pasar mientras no nos toque sufrir. Lo más fácil es culpar a la administración pública, a los “mandamases”, a los que tienen poder de decisión y a los que diseñan las políticas de Estado.

No hay duda que el pueblo está cansado de estar saltando de desesperanza en desesperanza, de lío en lío. Se necesita ser más creativo, de buscar soluciones que logren resolver los altos niveles de pobreza, del desempleo, de la delincuencia. Son muchas las cosas que se pueden hacer si nos ponemos de acuerdo, pero el liderazgo nacional no surge por ninguna parte. El odio ha sido el principal sentimiento que está minando el corazón de los hondureños cuando nunca hemos sido así. Es como que eliminamos a la razón y la hemos reemplazado con esa emoción tan vil. Nada más equivocado y la realidad nos lo confirma

Somos un país con vocación agro-forestal. Allí radica nuestra riqueza y esperanza, en las manos de los que preparan la tierra, con el arado y sus manos para alimentar a un país entero. ¿Recuerda cuando se nos decía que éramos el granero de Centroamérica? Es por lo mismo, la fertilidad de nuestro suelo (que ha sido tan dañado por los incendios y malas prácticas agrícolas) sigue vigente para surgir de nuevo. La exuberancia de nuestros bosques con sus renuevos nos hace un país de alta calidad maderable, con variedades codiciadas por su calidad. Con potencial turístico inmenso y demás bondades que se resumen en la calidad humana atendiendo a propios y extraños. ¿Vamos a arriesgar a perder todo eso?

Hoy por hoy, la causa de la lucha del Colegio Médico y magisterio ha tenido esas visiones y conceptos y han dudado –con sus motivos- de las intenciones del Gobierno. No están satisfechos. Esperamos que por fin se puedan poner a conversar para eliminar esa incertidumbre y que llegue la paz. La necesitamos para crecer como país, para que nuestro pueblo ya no siga siendo utilizado como escudo humano, para que no siga sufriendo de la enfermedad e ignorancia. Honduras lo tiene todo, solo falta que nos pongamos de acuerdo y que todos los actores del conflicto recapaciten. Que se erradique el odio y que prime la sensatez.

TEMAS
MÁS DE EDITORIAL
COMENTA ESTA NOTA