Un minuto de silencio por los árboles derribados – El País

Un minuto de silencio por los árboles derribados

1 junio, 2019 | 4:10 am | Columnistas
Un minuto de silencio por los árboles derribados

Fabiola Elvir
felvir.renova@gmail.com

Aunque dejemos pasar por alto día con día la tala indiscriminada de nuestros bosques, que son sin lugar a duda los pulmones de nuestra tierra; quiero en homenaje al Día del Árbol recién pasado, pedir un minuto de silencio por los árboles derribados por la mano inconsciente que a través del hacha o la sierra quitan vida a la vida misma.

Es de todos conocido, que en nuestro país año con año la cobertura boscosa disminuye, somos testigos de la degradación de este recurso natural que tiene el simple rol de sostener la vida de los ecosistemas, captar el dióxido de carbono de la atmósfera y convertirlo en oxígeno, un gas que sencillamente necesitamos para vivir. Pero, ¿qué nos ocurre cuando, sin tomar en cuenta los años que toma recuperar un bosque, tomamos a la ligera la decisión de eliminarlo? ¿Acaso desconocemos que un árbol puede tardar todo lo que dure nuestra vida o aún más para llegar a su plenitud? Se han encontrado en nuestro país árboles longevos que han sido testigos fieles del crecimiento y desarrollo de nuestras ciudades y han brindado sombra a muchas generaciones por más de 200 años.

El árbol es vida, repetimos en cada oportunidad que tenemos, pues nos hace sentir conscientes del tema, pero en realidad ¿qué estamos haciendo para cuidar y proteger este recurso? ¿Cuántos árboles hemos plantado a la fecha? ¿Es acaso esto un punto en nuestra agenda como profesionales, maestros, alumnos, padres o hijos? Creo firmemente que, de ser así, nos conocerían como el país mas verde de Centroamérica, puesto que hoy en día ocupa un vecino país.

Sin embargo, nunca es tarde para sumar esfuerzos, mientras haya vida habrá esperanza, esperanza de contribuir para generar cambios en el rumbo de las cosas y es que se requiere valor para decidir marcar la diferencia en medio de una sociedad desinteresada por los temas ambientales y dejar nuestra huella verde a las futuras generaciones, sembrando vida y sustento para ellos.

De los árboles cosechamos un sinfín de beneficios que sostienen a nuestra especie y a las demás necesarias para el equilibrio de la naturaleza. Podemos traer a memoria las letras de canciones que nos hablan de la riqueza natural que tenemos en Honduras y por lo cual somos privilegiados, pero todo esto no basta plasmarlo en la letra de una canción o mencionarlo en evento aislado una vez al año, esta verdad debe estar presente en todo lo que hacemos, en nuestro día a día, debe ser una prioridad cuidar nuestra riqueza natural tanto como cuidamos de nosotros mismos, porque ¿qué haremos el día en que nos demos cuenta de que el aire limpio se terminó, que las fuentes de agua se secaron y que hay escasez de alimentos?, en verdad les digo que en ese momento podremos apreciar el valor de nuestros recursos naturales.

Los animo a ¡sembrar un árbol hoy! Y de ese modo devolverle a la tierra que nos vio nacer un poquito de lo mucho que nos ha dado. ¡Viva el pino por siempre en la tierra!

COMENTA ESTA NOTA