El artista en su parcela ignorada – El País

El artista en su parcela ignorada

9 abril, 2019 | 4:10 am | Columnistas
El artista en su parcela ignorada

Héctor Fortín

Desde la antigüedad sea dibujado en el lento transcurrir de la historia humana, la lucha entre el intelecto y el culto al músculo y la riqueza; es decir entre el hombre que dedica la mayor parte de su existencia, al estudio, al cultivo del arte y la ciencia y así enriquecer el conocimiento para ponerle al servicio de las mayorías, los otros encapsulados embellecen el cuerpo y brindan espectáculos u otro grupo a elevar su fortuna y convertirse en esclavos de su riqueza, estos dos grupos abandonan la vida racional, no sintiéndose parte del todo que es la humanidad sino dueños de ella, de ahí que abandonan el impulso verdaderamente espiritual y universal de toda grandeza y bondad en que se apoya nuestra existencia presente, despertando el secreto de todas las formas de la estupidez al hacer culto a las riquezas, y al músculo como admiración trascendental sin límites y medida; despertando en el vulgo la admiración y estima como un emblema de alguna divinidad.

Por la necesidad de vencer la ignorancia, tengo la costumbre de reunirme, con dos caballeros, dueños de una copiosa riqueza de palabras, o quizá lo hago en parte por el impulso natural de asimilar tan lucidos conocimientos, esforzándome por retener en mi maltratada memoria ese torrente de sabiduría semejante al agua fresca de una lluvia de primavera.

Quizá los astros no se han mostrado propicios con mi persona, provocando desazón y malestar a estos sabios, quiero que otras constelaciones se muestren más favorables y de esa manera poder valorar su amistad os pido disculpas.

Hace unos días en un diálogo que tuve con estos sabios, uno provisto de extensa instrucción en todas las ramas del saber y docto en derecho; no aprecia la cultura, sino en cuanto pueda ayudar y servir a un fin utilitario oponiéndose a la pura erudición, no ocultando su menosprecio a quienes lo cultivan. Él hace la pregunta: ¿Quién es más valioso el artista o el iletrado que tienen dinero y genera trabajo? El otro un sabio poeta, un gran maestro sobre los grandes  temas de la vida, es agudo, profundo, caudaloso y pasional; sostiene que el hombre rico, es el fin supremo de la existencia, solo ella da la pompa de alabanza placentera, pero sobre todo un inmenso sequito de aduladores y placeres carnales, es por tanto la riqueza la dadora de honores, mientras el hombre que dedica su vida al estudio, vive pobre, por necesidad doble sus rodillas suplicante ¡Cuanta humillación y vergüenza, cuando alguien se ve forzado a hacerlo! ¿Dígame, quien se compadece del sabio, que sin merecerlo sufre una suerte tan adversa? Nadie, lo más grato es que jure maldiciendo su propia desventura- en lo particular me causa satisfacción, escuchar esos sentidos fecundos, como tratan esos temas con imaginación, invención, cualidades que poseen en alto grado, aunque no esté de acuerdo. Porque una sociedad sin artistas y sin arte seria semejante a un paramo, en ese desierto lleno de ricos quien llenaría el fin supremo del artista, que es conciliar, los deseos opuestos y de calmar la nostalgia apasionadas de armonizar los espíritu; esta función social del artista no va sola, sino que emplea medios sociales, es decir géneros consagrados hijos de la tradición o de la moda, estos hechos sociales , la coerción y la sanación, la coacción estético, simboliza, bajo la forma de una musa de un demonio o de un dios; las sanciones son la gloria, el éxito o por el contrario el olvido hasta el ridículo; aunque el artista sin duda no deja de ser autónomo en relación con la sociedad, no deja de ser autónomo en relación con la sociedad, no deja de ser parte de la institución social, aunque no coincida con el ritmo de evolución de los grupos políticos, religiosos   o económicos de nuestro país, pero sus creaciones no pueden, sino ser parte del ritmo colectivo, existen quejas de nuestro artista, por la no transcendencia fuera de nuestras fronteras, patrias, porque, no se han dado cuenta que el arte es un reflejo de la sociedad, nuestra patria ha sido patrimonio de los grupos políticos con un pensamiento predominante de saque de las instituciones, hemos sido gobernados por tontos, un ejemplo cercano es la petición de dar una pensión vitalicia a unos señores que durante su vida se dedicaron a darle patadas a los balones, mientras nuestros artistas, científicos y pensadores se les carga de impuestos. No se dan cuenta quienes ejercen el poder, que el arte son los resortes ocultos de la sociedad y que las generaciones futuras, dirán hemos estado gobernados por tontos.

COMENTA ESTA NOTA