"El Rey del Cachopo" tenía más de mil fotografías y ninguna de Heidi - El País

“El Rey del Cachopo” tenía más de mil fotografías y ninguna de Heidi

21 marzo, 2019 | 6:10 am | Internacionales
“El Rey del Cachopo” tenía más de mil fotografías y ninguna de Heidi

ESPAÑA.

El desencriptado de los cinco teléfonos móviles incautados a César Román (“El Rey del Cachopo”) cuando fue detenido en Zaragoza, sigue arrojando luz a la investigación y nuevos datos, como las conversaciones de WhatsApp que mantuvo con su novia Heidi Paz unos días antes de su muerte y el tono despectivo y peyorativo con el que la trata, y la diferencia con los educados mensajes que transmite a su guardaespaldas para que se los haga llegar a Natividad, la madre de su hija.

El desencriptado de uno de los cinco teléfonos de César Román incautados durante su detención en Zaragoza sigue deparando sorpresas a los investigadores, que descubrieron guardados un total de 1,566 chats registrados, la mayoría de Messenger y Whatsapp, destacando para los investigadores uno que se hizo el día 2 de agosto a las 12:12 en el que su abogado le advertía que el día 26 de septiembre estaban llamados a declarar su exnovia Sara Lacorte y su operario Adrián Iscu.

César contesta diciendo: “Gracias Pedro. Un abrazo. En cuanto pueda te llamo”. Se trataba del caso de la muerte de dos perros de Sara, exnovia de “El Cachopo”, por el que César fue finalmente enjuiciado en la localidad madrileña de Navalcarnero hace unos meses. También llamó mucho la atención a los policias que César, desde el telefono que usaba Heidi, se hubiese hecho un perfil de Facebook a nombre de “Elena Lorena Ruiz” y mantuviese conversaciones desde el 22 de julio hasta el 2 de agosto de 2018.

DISCUSIÓN

De estos chats los investigadores dedujeron que César y Heidi durmieron juntos la noche del 30 y 31 de julio. Los problemas surgieron el día 1 de agosto cuando Román le comunica a Heidi que no tiene saldo en el teléfono ni llaves de casa.

Ella le contesta que vaya a un bar, el karaoke El Punto, en la calle Picos de Europa 32, y espere allí, ya que ella pagaría la cuenta cuando llegase. Pero los minutos pasaban y Heidi se demoraba. César se empezó a impacientar: “¡Coge el puto teléfono! Ahora me queda una mierda de batería”. Me estoy calentando y lejos de “enfriarse” los mensajes siguieron: “Dónde hostias estás. Contesta coño. Me parece que no estás entendiendo nada. Estoy en un bar porque tu me lo dijiste, que cierra a las 3:00 y no tengo cómo pagar lo que he consumido. Llámame que vamos a tener un problema y serio”. Heidi le contestaba en tono similar, pero preocupándose por su paradero: “Joder, se ha muerto el padre de Anán y tu jodes que te jodes, estoy de camino, en 15 minutos estoy ahí. ¿Dónde estás?”. César contestó: “Al lado de casa”. Tras seguir discutiendo, Heidi se interesó de nuevo por saber dónde estaba Román: “Dime dónde te busco” y César le contestó: “En El Punto, Picos de Europa 32, ¿a qué hora llegas?” Este lugar está muy cerca del domicilio que compartían Román y Heidi Paz, en el barrio madrileño de Vallecas.

El tono de esta conversación destaca todavía más cuando se compararon con otros whatsapps enviados por el mismo César Román, que tienen otro tono muy diferente, similar al empleado en la redacción de cartas a los medios de comunicación. Por ejemplo, los investigadores destacaron uno enviado a Giovanni, su guardaespaldas y chofer, el día 13 a las 11:57 horas: “Buenos días. Te agradecería que le transmitieras a Nati (su exmujer) mis gracias por su buena disposición al cambio de turno de las vacaciones de agosto como habíamos hablado y provocado por mis problemas de salud. En la misma línea que ya hablamos, dile que no se preocupe, que haré todo lo necesario para que pueda hablar con E. durante estos días sin problemas y que te diga si durante las vacaciones E. tiene que hacer algún tipo de trabajo, refuerzo o repaso del colegio, y ya que te diga en qué colegio está inscrita E. para este curso. Reitera mis gracias y mis deseos de que pasen unas buenas vacaciones para todos”.

“CASTIGAR A LA MUJER CUANDO SE PORTA MAL, QUE SEPA QUIÉN MANDA”

El teléfono más usado por César Román, un Samsung con la pantalla fracturada, contenía hasta 1,170 imágenes de “distintas mujeres, ninguna de Heidi”. También dejó rastro en el teléfono de Román, una foto que se hizo a sí mismo. En esa imagen, César aparece más delgado, con gafas y barba, y fue hecha el 9 de septiembre de 2018.

Asimismo, en su teléfono se encontraron búsquedas significativas sobre la noticia respecto a la muerte de Heidi, así como foto de un DNI a nombre de Débora G.A. Cuando los investigadores contactaron con Débora ésta les con tó que Román quería que le diseñase una página web, a cambio de un salario y alta en la seguridad social, una promesa que cayó en saco roto y nunca se produjo. Pero el teléfono también contiene audios y los policías se quedaron perplejos al escuchar alguno de ellos.

Los mensajes fueron enviados por distintas mujeres, a quienes, presuntamente, conocía a través de páginas de contactos. “En algunas de estas notas de voz, César manifiesta que le gusta la sumisión y la dominación, le gusta castigar a la mujer cuando se porta mal, para que sepa quién manda”, según recogen las diligencias. Este terminal telefónico contenía también un total de 25,219 imágenes, algunas tan llamativas como las de un revólver, que nunca fue encontrado en ningún registro y todavía no se sabe si es real o un arma fingida. Esta foto fue tomada el día 2 de junio a las 18:21 horas. A la Policía le llamó la atención que el mismo día que se originó el fuego en la nave de Sebastián Gómez 3 de Madrid, el 13 de agosto de 2018, que provocó el descubrimiento de los restos de Heidi, el teléfono de César dejase de emitir y recibir mensajes.

Ese mismo día huyó de Madrid a Zaragoza y se le perdió la pista. “Pero si vemos el mensaje por el cual pensaba recoger a su hija, puesto que le tocaba el turno para llevársela de vacaciones, es lógico pensar que César no tenía intención de desaparecer, y que este hecho se produjo a raíz del descubrimiento del cadáver de Heidi”. Respecto a un chat mantenido con Giovanni el día 5 de agosto, fecha considerada como el día del asesinato de Heidi, en una conversación a las 15:18 le dijera a su hombre de confianza: “Luego te digo porque no sé si libro esta tarde”, a los policías les llamó poderosamente la atención esta respuesta ya que César realizó poco después, a las 16:21 horas una llamada al servicio de Teletaxi, solicitando un vehículo en su domicilio de Vallecas para que le trasladase con una pesada maleta hasta la calle Sebastián Gómez, donde se encontraron los restos de Heidi. Después Román huyó a Zaragoza, donde terminó siendo detenido.

EL CIERRE DIGITAL

COMENTA ESTA NOTA