FRANCAMENTE: Los errores históricos de Nicolás Maduro - El País

FRANCAMENTE: Los errores históricos de Nicolás Maduro

27 febrero, 2019 | 4:10 am | Columnistas
FRANCAMENTE: Los errores históricos de Nicolás Maduro

Ilsa Trinidad Díaz Espinoza
ilsadiaz_zelaya@yahoo.com

Al nomás ascender al poder de Venezuela, don Nicolás Maduro comenzó a sorprender a su pueblo, con una serie de acciones que poco a poco fueron perfilando su figura como un dictador. Primero dijo que él recibía mensajes del mundo misterioso a través de un pajarito que le pasaba mensajes. Después entró en problemas con la empresa privada en las grandes producciones agropecuarias. Subió y subió el salario mínimo llevando a la miseria hasta tener una hiperinflación que nadie puede igualar. Aplicó altos impuestos, dañó la industria textilera, el turismo que era uno de sus ingresos y el patrimonio que le había sostenido siempre con la explotación del petróleo están en bancarrota. Debe millonarias sumas a China y Rusia. ¿Cómo pagarles ahora?

El señor Nicolás Maduro ha llevado a toda la región Latinoamericana a vivir momentos impensables, pero sus errores han servido para que los países democráticos acudan al rescate de Venezuela y a definir de una vez por todas la salida del poder que en el último de sus errores se ha encerrado a sí mismo, rodeado por Colombia con quien dijo que había roto relaciones, cosa que ya no tiene facultad de hacer, porque otro venezolano joven y valiente llamado Juan Guaidó es ahora el presidente reconocido por gran mayoría de países y poblaciones del mundo.

¿Qué podrá hacer Maduro si él mismo se ‘encerró’? Sus vecinos, todo el pueblo colombiano, en Brasil se va a topar con un presidente fuerte donde ya días cayó la política del Siglo 21, y su pequeño vecino de Guyana que también respalda la nueva democracia que se está consolidando en Venezuela apoyada por miles y miles ciudadanos de las América, de Europa y de Asia.

Cuando Maduro quiera abrir el cerrojo que él mismo ha conformado ¿para dónde tendrá que irse? Seguramente va a salir rodeado de sus más cercanos colaboradores y dejará miles de soldados indecisos, nerviosos, y miles de milicianos armados que ojalá no se les ocurra entablar una guerrilla interna apoyada por soldados rusos y cubanos que los pueden llevar a situaciones de una convulsión violenta que Dios primero no llegue a producirse y que por el contrario, de esta dura prueba, el pueblo venezolano salga fortalecido democráticamente, acuda a elecciones libres, libere a sus presos políticos, llame a sus millones de exiliados para que el país vuelva a ser un emporio de riqueza y esperanza que se ha derrumbado en veinte años sin posibilidades de retorno alguno.

FRANCAMENTE, no es fácil derrocar a un gobierno que ha tenido veinte años para echar raíces. Lástima que se equivocó de principio a fin y su suerte está echada. La figura de Juan Guaidó ya está en la historia llevando esperanza y mensaje de unidad. Ojalá que Dios ilumine de verdad al expresidente NM y deje de creer en pajaritos pintados que lo han llevado al más estruendoso fracaso. Que permita que entre la ayuda para que se puedan servir de ella sus connacionales y no sume más dolor, sangre y muerte a su paso por la vida de esa nación digna de un mejor destino.

 

COMENTA ESTA NOTA