El emprendimiento y el comercio sostenible – El País

El emprendimiento y el comercio sostenible

25 febrero, 2019 | 4:10 am | Columnistas
El emprendimiento y el comercio sostenible

Fabiola Elvir
felvir.renova@gmail.com

En Honduras, el emprendimiento ha tomado cada vez, mayor relevancia como un fenómeno social que brinda respuesta a la crisis de empleo por la que atraviesa el país, la cual trae consigo el detrimento de la calidad de vida de los ciudadanos, impactando directa e indirectamente en áreas como la salud, la seguridad y la educación. Recientemente se ha impulsado de manera enfática el emprendimiento en la sociedad y además se ha creado el marco jurídico que favorece el ecosistema para generar oportunidades para los emprendedores.

El Gobierno de la república promueve el tema a través de la Secretaria de Desarrollo Económico, la cual asume el importante rol de fomentar el emprendimiento en Honduras e instruye a la subsecretaria de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas promover y coordinar la construcción de una estrategia de fomento al emprendimiento, reconociendo que el emprendimiento es un elemento fundamental para el desarrollo económico y social del país, elevando la misma a una Política Pública de Fomento al Emprendimiento en Honduras.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos que se están realizando a nivel nacional para promover los emprendimientos, muy pocos contemplan el enfoque de comercio sostenible en su desarrollo, lo que nos hace reflexionar sobre el nivel de relevancia que tienen estos temas en el país.

Para los nuevos emprendimientos, es mucho más prioritario concentrar sus esfuerzos para anclarse en el mercado y capturar una cuota de participación en el mismo, que incursionar en el mundo de los negocios verdes o aquellos socialmente responsables. En ocasiones se prefiere hacer todo el esfuerzo necesario para lograr la participación buscada, para no perder un cliente, o para ganar un contrato.

Aunque vender es el fin primordial de todo emprendimiento, debemos sentar el precedente de que ya no es posible ni responsable iniciar un proceso de generación de riqueza, sin considerar el uso sostenible de los recursos y el bienestar social y que además estamos frente a una nueva etapa donde es supremamente indispensable reflexionar y accionar sobre los efectos negativos que genera la humanidad en el ecosistema derivada de sus actividades en todos los ámbitos.

En un estudio realizado en la Universidad del Valle, al norte del Cauca, se tomó una muestra de 246 estudiantes de las carreras de contaduría pública y administración de empresas, la cual dio como resultado que el 70% de los alumnos estaban interesados en ser empresarios con enfoque sostenible, estos resultados nos invitan a considerar la posibilidad de que las nuevas generaciones tengan mayor conciencia de los temas que contempla el enfoque de comercio sostenible; este fenómeno puede llegar a marcar un rumbo diferente en nuestro país, si con la estrategia adecuada se le brindan espacios a jóvenes emprendedores para que puedan incursionar en el mundo de los negocios.

Dentro del proceso de cambio se identifican tres actores, los cuales son clave para cualquier estrategia y son: actor empresarial, quien tiene el compromiso de promover cambios tecnológicos e impulsar la productividad, el actor gobierno, encargado de administrar responsablemente los recursos y bienes nacionales y el actor sociedad civil, con sus distintas capacidades, conocimientos y responsabilidades.

El rol de todos los sectores es muy importante ante el desafío de alinear las emergentes iniciativas de los emprendedores a los temas presentes en la  agenda global, tales como la sostenibilidad; por lo que solamente cuando cada uno de los actores involucrados en estos procesos destaquen la importancia y promuevan a través de su gestión el comercio sostenible, contaremos con la visión compartida necesaria para buscar la prosperidad compartida, donde tanto el bienestar económico, social y ambiental sean una realidad.

COMENTA ESTA NOTA