Depreciación del lempira aumenta a ocho centavos; en enero estuvo sin variación - El País

Depreciación del lempira aumenta a ocho centavos; en enero estuvo sin variación

25 febrero, 2019 | 5:30 am | Económicas
Depreciación del lempira aumenta a ocho centavos; en enero estuvo sin variación

La venta de la moneda nacional se ha depreciado 5.55 lempiras (29%), 74 centavos por año.

TEGUCIGALPA.El desli­zamiento del lempira incremen­tó a ocho centavos en función del dólar, a una semana del cierre del primer bimestre del año, después que en enero no mostrara varia­ción, según indicadores del Ban­co Central de Honduras (BCH).

En enero, el tipo de cambio se mantuvo estable en 24.33 lempi­ras, su compra en bancos y 24.50, la venta; básicamente por la reva­lorización en monedas de los prin­cipales socios comerciales y la re­ducción de la inflación.

Pero en la actualidad esa divisa estadounidense se cotiza en 24.41 su precio de compra en bancos y 24.58 la venta, significa un desliza­miento de 0.32 por ciento en rela­ción al cierre de 2018.

El BCH no establece una meta en cuanto a la depreciación, sino que intervienen el nivel de reser­vas internacionales, por tanto, el desafío es exportar mayor volu­men de productos para mantener una moneda fuerte y compensar precios bajos de bienes, insisten economistas.

Miembros del Gabinete Eco­nómico reiteraron que la pobla­ción no debe preocuparse, espe­cialmente importadores que en­frentan presiones en su adquisi­ción de dólares para pago de ma­terias primas cuando el lempira se devalúa.

Al cierre de 2019, el lempira se devaluaría en 79 centavos (3.25%), frente al dólar según estimacio­nes de analistas encuestados por el Banco Central de Honduras, sig­nifica que un “billete verde” costa­ría 25.12 lempiras su precio de com­pra en el sistema bancario y 25.30 su venta.

Una devaluación afecta al ciu­dadano común, según economis­tas, pues el ingreso tiene menos valor, mientras consumidores son afectados por más inflación, por lo que los empresarios locales regis­tran incrementos de costos, mien­tras que los importadores necesi­tan más lempiras y en el caso del Gobierno, le afecta por el lado del servicio de deuda externa.

COMENTA ESTA NOTA