Belleza: consejos para cuidar tu piel cuando vas al gimnasio - El País

Belleza: consejos para cuidar tu piel cuando vas al gimnasio

22 febrero, 2019 | 9:05 pm | Sociedad

Aunque no lo creas, la piel de tu rostro se ve más expuesta a la irritación mientras haces ejercicios. En esta nota, descubre los tips básicos para cuidarla.

Cuando vas al gimnasio, lo más normal es que te concen­tres completamente en tu ruti­na y la fuerza que le pones. Co­mo consecuencia, muchas veces se pasa por alto el cuidado de la piel, sobretodo la del rostro, lle­gando a optar solo por una lim­pieza simple y superficial.

A partir de esta costumbre, algunas pieles se vuelven más sensibles, otras más grasosas y hay las que terminan con grani­tos e imperfecciones. Esto ocu­rre porque al sudar los poros se abren, eliminan toxinas y la piel se deshidrata.

La solución es adoptar cier­tas acciones antes, durante y después de entrenar, con el fin de cuidar la salud de nuestra piel y preservar su belleza. Co­nócelas aquí:

Evita el maquillaje: ¡No hagas ejercicio maquillada! Cuando tu cuerpo está en acción y tu temperatura corporal sube, los poros de tu piel se dilatan. Si estás con maquillaje, las partícu­las de estos productos ingresa­rán en ellos, provocando grani­tos e imperfecciones.

Las manos: El cuidado de la piel de tu rostro no solo re­cae en los productos que utili­zas, sino también en lo que po­nes en contacto con ella. Lamen­tablemente, las manos son uno de los conductores más rápidos de bacterias, por lo que deberías evitar su contacto con el rostro mientras entrenas y tus poros están más expuestos.

No te excedas: Tampoco se trata de exagerar en la lim­pieza profunda, pues, como ya dijimos, la piel se encuentra más sensible y expuesta cuando suda. Por ello, solo debes ase­gurarte de liberar tu piel y de­jarla fresca (puede ser usando agua micelar), no llegando a la sobre exfoliación.

Piel sensible: Si tienes un tipo de piel que es sensi­ble, y no puedes estar lavándo­la constantemente, opta por ha­cerlo solo después de tu rutina de ejercicios. Pero eso sí, ase­gúrate de hacerlo a conciencia e hidratarla.

Limpia tu sudor: Utiliza una toalla especial para esta fun­ción. Es importante que lo hagas, pues este líquido contiene sales que podrían irritar más la piel.

Ducha tibia: Cuando ter­mines con tu rutina, toma una ducha con agua tibia y enjuága­te con agua fría para cerrar tus poros. Tendrás mejores resulta­dos si utilizas un jabón hidratan­te sin fragancia.

COMENTA ESTA NOTA