¿Y allá la OEA le mandará una comisión? - El País

¿Y allá la OEA le mandará una comisión?

15 febrero, 2019 | 5:10 am | Editorial
¿Y allá la OEA le mandará una comisión?

Esto es lo que publican algunos periódicos ecuatorianos: “El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, podría pasar a la historia como el verdugo de los vicepresidentes. En casi dos años de gobierno, el economista Otto Sonnenholzner es su tercer vicepresidente; María Alejandra Vicuña, perdió el apoyo del presidente y dimitió de su cargo a inicios de diciembre tras una denuncia de corrupción —el cobro ilegal a un excolaborador cuando se desempeñaba como asambleísta—. Y, antes de ella Jorge Glas, político heredado del correísmo, fue despojado de sus funciones y sentenciado a seis años de prisión en 2017, cuando se probó su vinculación con la trama de corrupción de Odebrecht”.

“Pero la frase que Moreno repite constantemente, que se ocupa de “una cirugía mayor” empieza a sonar hueca. “Todo se ha quedado en la espectacularidad de las denuncias, pero el país aún está lejos de profundizar el combate contra la corrupción y extirpar de raíz nuevos casos de corrupción, que siguen apareciendo”. “Aunque aún está pendiente develar cuál fue la más importante y determinar cuáles son los mecanismos legales para que esta historia no se repita”.

Las entidades de control anticorrupción han perdido filo. Preguntamos: ¿Por qué allá el Secretario de la OEA no les manda una MACCIH?  ¿Cuál es la obsesión que hay con fiscalizar desde afuera las instituciones nacionales en estos países acabados, pero donde ocurren cosas peores, no son capaces de siquiera sugerir esos métodos de intervención?

“La Fiscalía está a la deriva desde que los asambleístas destituyeran al fiscal nombrado y se dilatara el concurso para nombrar al fiscal definitivo”. “El Ejecutivo desestimó una ley anticorrupción que había aprobado la Asamblea por unanimidad. El proyecto legal descartado planteaba medidas prácticas para acelerar los juicios y recuperar parte de lo robado. Pero la ley está de nuevo en cero”. “Los ciudadanos no son indiferentes a la estéril cruzada anticorrupción del presidente Moreno”.

Comenzó con un respaldo popular del 77% que se le ha deteriorado al 37% que goza ahora. “Moreno está usando la lucha anticorrupción como una herramienta política para alejar a su mayor adversario, Rafael Correa”.

Tiene a su archienemigo refugiado en Europa con unos 11 casos judiciales en contra. “El presidente Moreno no puede seguir obsesionado con destapar la podredumbre dejada por su antecesor. Su agenda anticorrupción tiene que diversificarse y debe demostrar su liderazgo en la cruzada por la honestidad que emprendió y conseguir que todas las funciones del Estado hagan su trabajo: legislen, sancionen y sienten de una vez por todas la bases para luchar contra la corrupción histórica y sistemática en Ecuador”. ¿Cuándo le envía la OEA una comisión de lucha contra la corrupción y la impunidad?

TEMAS
MÁS DE EDITORIAL
COMENTA ESTA NOTA