A nada van – El País

A nada van

11 febrero, 2019 | 5:10 am | Editorial
A nada van

Pese a que Uruguay, el gobierno anfitrión, en un inicio solo hablaba de diálogo para abordar el conflicto venezolano, a última hora se plegaron a la posición de los europeos, exigiendo elecciones.

El grupo de contacto sobre Venezuela llamó en Montevideo a la convocatoria de elecciones presidenciales “libres, transparentes y creíbles” para alcanzar una solución pacífica “propiamente venezolana” de la crisis. Aparte de ello se comprometieron a facilitar el envío de ayuda humanitaria al colapsado país.

Anunció además que enviará una “misión técnica” a ese país y que volverá a reunirse a principios de marzo para examinar los avances alcanzados. Bolivia y los países caribeños no firmaron el comunicado aduciendo que contiene elementos “injerencistas”. Y México tampoco firmó la declaración argumentando que no es miembro del Grupo de Contacto. Sin embargo, no solo es eso. México, ahora en la era de López Obrador, regresa a la doctrina Estrada en lo que se refiere a su política exterior.

Ello es el no pronunciamiento sobre reconocer o no reconocer gobiernos, ligado a la no intervención en los asuntos internos de otros Estados y la autodeterminación de los pueblos. Con la salvedad que hay que apuntar aquí, que los principios universales de respeto a la autodeterminación de los pueblos, se refiere a los pueblos, y no debe entenderse a la imposición dictatorial que un régimen despótico haga sobre la inmensa mayoría de su pueblo.

Y lo que se refiere a la injerencia en los asuntos internos de los Estados, quien sabe si AMLO no se enteró que cuando suscribieron la Carta Democrática de la OEA, –incluida la firma de México— acordaron injerencia “cuando se produce una grave alteración de orden constitucional o una ruptura del sistema democrático”, pudiendo llegar hasta la suspensión de cualquiera de los socios del club.

El grupo de contacto de Montevideo “apunta a forjar un abordaje internacional común para apoyar una resolución pacífica, política, democrática y propiamente venezolana de la crisis excluyendo el uso de la fuerza a través de elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles, de acuerdo a la Constitución venezolana”.

Como bien pueden apreciar, en eso de que las elecciones deben programarse “de acuerdo a la Constitución Venezolana”,  fue el punto de negociación. O sea que no son inmediatas, ni se trata de anticipadas, como lo exigía el Grupo de Lima, sino de acuerdo a la Constitución”.

Y Nicolás les dijo que las elecciones están programadas para el 2024, y que eso de ayuda humanitaria es un “show” para justificar la invasión porque ellos no son “mendigos” para andar “mendingando” ayuda. (El vocablo “mendingando” fue el usado por Nicolás, porque ya saben ustedes que el habla como habla, y no le cuesta mucho hacer el ridículo hablando en español, y mucho menos en inglés). El grupo de contacto envió una misión técnica a Venezuela, pero a saber para qué si Nicolás dejó claro que a nada van.

 

TEMAS
COMENTA ESTA NOTA