El acoso sexual - El País

El acoso sexual

6 febrero, 2019 | 5:10 am | Editorial
El acoso sexual

Vergüenza, enojo, impotencia y sentimientos similares son los que tienen las víctimas de este flagelo que se da de manera “subterránea”, silenciosa y descarada. Principalmente son las mujeres en su mayoría las que reciben este tipo de desgraciado tratamiento de parte del sexo opuesto que, por algún motivo, disfunción, desviación en el desarrollo psicológico, o quién sabe si de índole psiquiátrico, manifiestan esa conducta.

Este ha sido un mal inveterado sobre todo en las sociedades machistas y que aquí en Latinoamérica ha sido una especie de herencia de quienes vinieron en plan de conquista desde las épocas en que éstos destruyeron patrimonios y cultura autóctona. Indudablemente que es parte de la naturaleza humana que, en medio de la impresión ante un estímulo tiende a caer en la vulgaridad a la hora de tratar, en especial, a una dama.

En Honduras, en 2014, ya se dio el primer caso de una condena a 6 años de prisión a un jefe acosador de dos damas que tuvieron la valentía de denunciarlo, ya que en los trabajos es donde se presenta una alta incidencia de este desagradable fenómeno. En el caso antes apuntado, aparte de la misma condena quedó el acosador inhabilitado laboralmente el doble del tiempo en esa empresa.

La verdadera causa no es en cómo viste una dama, apegada a la moda o atenida a su belleza, no. Es el silencio lo que hace cometer estas tropelías a estos individuos que no son más que disfuncionales psiquiátricos, dignos de lástima, pero sí deben ser sujetos de la aplicación de todo el rigor de la ley. En Honduras, recientemente la diputada Doris Gutiérrez presentó una iniciativa en el Congreso Nacional para reformar por adición el artículo 118 A del Código Penal, agregando el literal 118 B, encaminada a combatir el acoso sexual callejero y otro tipo de agresiones contra cualquier persona en Honduras.

“Estamos preocupados por la violencia contra las mujeres en todos los campos: sexual, laboral, política, y uno de los problemas más graves que enfrentamos las mujeres es el acoso sexual callejero”, dijo la diputada Gutiérrez, con lo que se espera que el Congreso dictamine rápidamente el proyecto. Agregó que muchas violaciones y agresiones contra las féminas se dan en el transporte público, mercados y otros sectores que son solitarios y que hay riesgo porque la mujer sale tarde de su trabajo.

Gutiérrez explicó que pedirán que en el Código Penal las penas por este delito sean calificadas graves. Centros de trabajo, de estudios, en el ámbito donde uno menos puede imaginar ocurre este tipo de desgracia que a veces puede darse una fijación por una mujer (o la víctima también puede ser un hombre) y pueden hasta llegar a perder la vida.

La sugerencia debería ser más amplia: más años de cárcel y hasta penas de por vida. Debe ser ejemplar el castigo de los abusivos que se esconden con un “fake identity” o identidad falsa para lograr una venganza por los medios cibernéticos en las redes sociales o las llamadas “pornovenganzas”, todo ello debe ser castigado. Incluso las conductas antisociales de índole sexual. Sabemos que todo esto es un tema delicado, pero solo puede ser abordado con franqueza, ya que una penalización ejemplar es la manera de contener todo eso. Solo así se puede conjurar un mal tan grande, con un gran remedio.

TEMAS
MÁS DE EDITORIAL
COMENTA ESTA NOTA