Carlos y Daniela, un amor que fue unido por el destino – El País

Carlos y Daniela, un amor que fue unido por el destino

6 febrero, 2019 | 9:05 pm | Sociedad
Carlos y Daniela, un amor que fue unido por el destino

SAN PEDRO SULA. – Un buen día, el destino hizo de las su­yas al permitir que Carlos y Da­niela se conocieran, y todo, gra­cias a la complicidad de una ami­ga en común: Daniela Castro Du­naway, quien –por supuesto–, les siguió la pista hasta coronar esta historia de amor que inició hace un poco más de 3 años. Y, aunque las circunstancias no parecían a favor de ambos, puesto que ella estudiaba en el extranjero, pasa­ron 12 meses luego de su primer encuentro para darse cuenta que la chispa continuaba encendida, hasta determinar el comienzo de un romántico noviazgo.

De esta manera, el amor fluyó de manera natural en una relación de lo más sincera que, con el paso de los años, pedía a gritos un “sí, quie­ro”. Así, estos novios se prometie­ron pasar el resto de sus vidas jun­tos, en una emotiva ceremonia ce­lebrada en la iglesia La Santa Cruz, donde una vez convertidos en ma­rido y mujer, se tomaron unas fo­tografías irrepetibles en algunos de los espacios más especiales del lugar.

Acto seguido se unieron a la re­cepción post boda que tuvo como escenario los salones Real del Hotel InterContinental, en el que despun­tó la animación musical de Oswal­do Salinas –que amenizó el mo­mento e invitó a algunos (incluidos los protagonistas) a bailar–, así co­mo los entrantes elegidos para sa­tisfacer hasta a los paladares más exigentes.

Estos novios soñaban con una celebración diferente que fomen­tara el recuerdo y, sin duda, lo con­siguieron. Su boda fue de clara ins­piración romántica en una creación y organización absoluta de Delmy Pérez, una de las wedding planner más reconocidas de la ciudad, que tomando como punto de partida su lazo sanguíneo con el novio, se es­meró por lograr un resultado im­pecable con una apuesta floral de ensueño y el ensamble perfecto de cada detalle del protocolo y recep­ción. Lo que hizo que la fiesta nup­cial fuera un éxito con un final feliz para los nuevos esposos quienes se encuentran de luna de miel.

COMENTA ESTA NOTA