Mujer hondureña, pieza – El País

Mujer hondureña, pieza

1 febrero, 2019 | 4:10 am | Columnistas
Mujer hondureña, pieza

Fabiola Elvir
felvir.renova@gmail.com

De todos es conocido que existe una fecha especial en el calendario donde se conmemora el Día de la Mujer y se desata una serie de opciones para festejar y homenajearla. Sin embargo, es preciso mencionar que la labor de una mujer merece más que un día en el calendario, vale la pena ahondar sobre el rol de ella en nuestra sociedad.

Quisiera a través de esta pequeña reflexión hacer notar lo que en verdad la mujer representa para la sociedad hondureña. La mujer es madre, esposa, hija, compañera, maestra, amiga, consejera, es además la que se levanta muy temprano y prepara los alimentos, es la que vela por el bienestar de los suyos, la que anhela en lo más profundo de su corazón un mejor mañana para su familia, la que invierte en educación, salud y alimento.

Además, la mujer es la que brinda el equilibrio en el hogar, pues es capaz de mezclar el amor y la disciplina, la corrección y el consejo. En todo lugar una mujer brilla por su esencia y pone un toque especial en lo que hace, es capaz de decorar el paisaje más sombrío con el multicolor de la esperanza; su fuerza interior le permite alcanzar cimas inexploradas. La mujer es además una mezcla de firmeza y ternura, de valor y de esmero, de carácter y dulzura; incansable guerrera, que enfrenta los desafíos de la vida cada día, armada de fe y de amor.

Es necesario que nuestra sociedad comprenda que empoderar a la mujer es clave para alcanzar el desarrollo, es indispensable abrir espacios donde ella aporte con determinación elementos que únicamente desde su óptica pueden ser identificados. Darle la oportunidad de participar de las decisiones que nos encaminen hacia un mejor mañana. Permitirle ser en los diferentes contextos el elemento que aporte soluciones creativas. Hay mucho más que podemos decir sobre ese ser especial a quien el creador le confió el milagro de traer al mundo vida a través de su ser.

Finalmente me quiero dirigir a ti mujer, para que comprendas que eres especial pues has sido creada con amor y con un propósito. Estás facultada para llevar esperanza y transformar tu entorno para bien. Sonríe pues eres mujer y Dios te diseñó de tal manera que encuentres la felicidad y la realización.

COMENTA ESTA NOTA