Dominó geopolítico en Latinoamérica - El País

Dominó geopolítico en Latinoamérica

1 febrero, 2019 | 5:10 am | Editorial
Dominó geopolítico en Latinoamérica

Después de que ha transcurrido la historia con su vértigo característico, hemos sido testigos de cómo se reconfigura el equilibrio de poderes en el mundo y en nuestra región en especial. Después de los conflictos mundiales, las guerras por zonas, como la de Corea, Vietnam, la invasión a Crimea, los Balcanes, etcétera., estamos viendo cómo ha venido nuestra región configurándose, con el advenimiento del liderazgo de Hugo Chávez y su propuesta política. Antes de su fallecimiento es previamente ungido por el mismo Chávez, Nicolás Maduro, quien aparte de no tener carisma ni astucia de su padre político ha llevado a Venezuela a una debacle socioeconómica sin precedentes con sus propias características.

Se ha dicho mucho al respecto, pero podemos esta vez colegir posibles escenarios, donde el mejor de ellos es la pacificación de este bonito país, que sea regida por el sentido común, pero parece ser que todavía no lo ha comprendido Maduro. La decisión correcta está en sus propias manos, incluso su integridad física y destino. Ya no hay marcha atrás en la sugerencia un tanto irónica del señor Bolton: “Vete lejos y tranquilo, quédate en una playa y muy lejos de Venezuela y no regreses nunca, quédate tranquilo y debes someterte por tu bien a la amnistía”.

No podemos soslayar la realidad con Nicaragua y Cuba. Cualquier decisión que se tome, en definitiva, ya está afectando a estos dos países debido a consecuencias lógicas por la línea dura que ejercen los republicanos cuando están en el poder en los Estados Unidos. Basta recordar a algunos de ellos como Ronald Reagan, George Bush padre e hijo, quienes tomaron decisiones no tan quirúrgicas o selectivas a la hora de resolver dilemas o retos belicistas. Y es precisamente por ello que el señor Trump ha designado a uno de esos halcones que no les tiembla el pulso y que caminan despacio, pero firme, como el señor Elliott Abrams, que es recordado en la década de los ochentas con sus gestas en favor de los intereses norteamericanos.

Todas estas son señales inequívocas que el “Tío Sam” no está bromeando. Así es su estilo y de esto podemos recordar al ya fallecido Manuel Noriega en Panamá que tuvo que huir a un convento de la Nunciatura y que fue sacado de allí por la tortura aplicada a punta de altoparlantes con música rock a todo volumen.

Todo ello habrá de repercutir de alguna manera en nuestros países, en especial Honduras, ya que tenemos también vecinos que reconocen todavía a Maduro y al cambiar ese estado de cosas y con las ya cercanas elecciones en El Salvador, en donde parece que también dará un giro hacia la derecha, podrán poner nuevas agendas sobre la política exterior e interior de Honduras, que hoy por hoy los verdaderos problemas deberán ser atacados con más fuerza que nunca como la pobreza y la impunidad, sabiendo también que nuestro país ha reconocido a Juan Guaidó como el presidente encargado de Venezuela. Los próximos días son cruciales. Esperamos que no haya más víctimas en este pulso. El efecto dominó ya comenzó a darse, solo es de esperar y tomar las decisiones correctas.

 

TEMAS
COMENTA ESTA NOTA