¿Quién era el empresario Jaime Rosenthal? – El País

¿Quién era el empresario Jaime Rosenthal?

12 enero, 2019 | 12:00 pm | Nacionales
¿Quién era el empresario Jaime Rosenthal?

San Pedro Sula, Honduras.

– Lenin Berríos –

La historia de la familia Rosenthal en Honduras se remonta al año 1929, cuando don Yankel Rosenthal (Padre de Jaime Rosenthal) llega al corazón de América en busca de paz y prosperidad.

El joven de 16 años había viajado miles de kilómetros desde su pueblo natal, una alejada comunidad judía situada entre Rumania y Rusia, que se tornó gris y triste a causa de la guerra y la falta de libertad.

Partió prometiéndose volver y decidido a triunfar en una tierra distante y completamente desconocida, donde se encontró con una cultura muy diferente a la de sus ancestros.

Bajó del barco para poner por primera vez los pies sobre el suelo americano. Le informaron que estaba en Ecuador, pero su destino final era Honduras.

Al llegar a San Pedro Sula quedó impresionado por la riqueza y belleza natural del entorno, algo que para él era muy valioso, pues provenía de una familia de campesinos.

Acostumbrado al trabajo rudo en el campo, la primera labor que don Yankel realizó en nuestro país para ganarse la vida fue cazar cocodrilos, cuyas pieles después curtía y vendía para que se exportaran a los Estados Unidos.

Una vez que se agenció de algunos recursos, el joven cazador estableció una pequeña tienda y años después se asoció con un empresario norteamericano para fundar la compañía Barret.

Aquí conoció a quien sería años después su esposa, la señorita Esther Oliva, cuya familia salvadoreña también se había establecido en Honduras con el propósito de llevar una vida tranquila y prosperar económicamente. En el hogar Rosenthal-Oliva nacen únicamente dos hijos: Edwin y Jaime, quienes heredaron la convicción, el carácter y la visión de su padre.

Un forjador

Don Jaime Rosenthal Oliva nació en San Pedro Sula cuando esta ciudad era un pueblo, el 5 de mayo de 1936, en un pequeño hospital atendido por un doctor de apellido Godoy, localizado a una cuadra del centro comercial Nova Prisa.

Asistió al único Kínder que existía, el de los hermanitos Mondragón, y posteriormente es matriculado en la escuela evangélica Pablo Menzel, culminando sus estudios secundarios en el colegio José Trinidad Reyes.

Su infancia transcurrió llena de paz y felicidad en las polvorientas calles sampedranas de aquella época, tiempo en que los niños no se percataban de las diferencias sociales. “Yo vivía en una casa que se localizaba frente al cine Tropicana y cada mañana emprendía el viaje a la escuela en compañía del hijo de la lavandera de nuestra casa. Él iba descalzo y yo con zapatos pero  eso no tenía ninguna importancia”, comentó en su momento Don Jaime.

Estudios universitarios

Al egresar del colegio don Jaime fue enviado por sus padres a los Estados Unidos para que ingresara al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés), una de las universidades más elitistas del mundo, no sólo por lo que hay que pagar, sino por la enorme cantidad de requerimientos que exige y todos lo exámenes de admisión que hay que aprobar.

Superada esta etapa, don Jaime alcanza la ansiada oportunidad de compartir salón con jóvenes talentosos de todo el mundo y contar con enseñanza de brillantes maestros.

Para dar una referencia del prestigio académico con que cuenta el MIT, Rosenthal señaló que esta es una de las principales instituciones dedicadas a la docencia y a la investigación en Estados Unidos, especialmente en ciencia, ingeniería y economía. La universidad está situada en Cambridge, Massachusetts, y cuenta con 64 premios Nobel entre sus profesores y antiguos alumnos. El MIT es considerado  como la mejor universidad de ciencia e ingeniería del mundo.

En el instituto Tecnológico don Jaime obtiene el título de ingeniero civil e inmediatamente se inscribe en la Escuela de Negocios Sloan, una escuela de gestión empresarial del MIT que dispone de varios programas académicos, como ser el Sloan Fellows para la Innovación y el Liderazgo Globales, Líderes para Programas Industriales, el programa de licenciatura en Ciencias Empresariales y un programa de doctorado.

Retorna a Honduras

Con la motivación de los logros académicos obtenidos, Jaime Rosenthal regresa a Honduras y empieza a ejercer su profesión de ingeniero, trabajando medio tiempo en labores de construcción y el resto del día como vendedor en la agencia Barret. “Como este no era más que un pueblo grande, los trabajos eran escasos para los ingenieros constructores y tuve que buscar agenciarme de mayores ingresos vendiendo llantas y equipos de agricultura”, afirma.

Posteriormente su padre y el Sr. Barret, quienes además se dedicaban a vender seguros para empresas extranjeras en nuestro país, tienen la iniciativa de fundar una compañía de seguros, lo cual marcó el inicio de Grupo Continental.

Su matrimonio

En la época de juventud de don Jaime no se tenían todas las opciones de diversión y entretenimiento que en la actualidad ofrece San Pedro Sula. Los fines de semana todos concurrían a los mismos salones y eran muy frecuentes las famosas “cocacoladas”, fiestas a la que los jóvenes asistían los viernes por la noche para bailar con sus novias o amigas.

Uno de los salones más visitados era “Las Palmeras”, el cual se localizaba frente a la municipalidad. Este fue el lugar donde Jaime conoció a una agraciada joven que lo impactó desde el primer momento: Miriam Hidalgo.

Empezaron a ser novios cuando don Jaime aún estaba estudiando en la universidad y luego de 4 años de noviazgo, contrajeron nupcias.

De esta unión nacieron cinco hijos: Patricia, Yani, Jaime, Carlos y César.

Lenin Berríos

COMENTA ESTA NOTA