FRANCAMENTE: Sí al incremento de salarios, ¿pero a cambio de qué? - El País

FRANCAMENTE: Sí al incremento de salarios, ¿pero a cambio de qué?

11 enero, 2019 | 2:10 am | Columnistas
FRANCAMENTE: Sí al incremento de salarios,  ¿pero a cambio de qué?

Ilsa Trinidad Díaz Espinoza
ilsadiaz_zelaya@yahoo.com

La eterna pugna por incremento salarial, se aliviaría un poco si el Estado y los empleados públicos y del sector privado, definieran una política más equilibrada, si con el debido tiempo se definieran negociaciones plurianuales de acuerdo con los índices que señalan el costo de los productos de la canasta básica, y la depreciación de nuestra moneda.

En toda la región centroamericana se observan cambios, en Costa Rica se aprobó un 3% en el salario mínimo, este país acaba de pasar una huelga general y confronta problemas por la falta de fondos para el pago de las planillas oficiales, en Guatemala el gobierno decidió no variar el salario mínimo este año, medida que fue aceptada por la Cámara del Agro y demás instituciones, porque el salario actual establece una competitividad real, y reduce la brecha de la competitividad; en El Salvador están en problemas ante la inminentes elecciones y el gobierno se ha limitado a decir: “el gobierno analiza nuevo aumento del salario mínimo para 2019”, en Nicaragua el gobierno incrementó un 5%, diciendo que se aprobó unilateralmente pese a la crisis política y económica que está viviendo  el país vecino.

Aquí en Honduras, se ha avanzado con un acuerdo en las grandes empresas maquiladoras y en otras del sector privado, se incrementó en escala el salario mínimo, ahora son los empleados públicos y de tantos sindicatos que proliferan en el área de servicios públicos, mediante los cuales se ha conformado un gran laberinto donde se confunden unos a otros lo que exigen incrementos –por ejemplo, ¿cómo explicar la gobernanza firme y duradera en una Secretaría de Estado con más de veinte sindicatos?, ¿por qué no se ha previsto en gobiernos pasados un plan general de salarios para empleados públicos regidos por el Código de Servicio Civil o un nuevo Código de Trabajo que ya es tiempo de que sea revisado? La clase sindical sobresale para ciertas ocasiones, sus eternos representantes no han sido capaces de incrementar las organizaciones y capacitarlas para dar los mejores servicios, y este país no estaría entre los más atrasados si sus empleados públicos con algunas excepciones, fueran fieles a sus instituciones, se preocuparan por su bienestar, por qué se descompone un abanico, un pizarrón, una máquina de escribir. Ya es tiempo de hacer una revisión de la capacidad del servicio que prestan los empleados públicos, para definir cuantos merecen aumentos, y no importa que sean o no del partido gobernante que, en esta ocasión, lleva la minoría.

La eterna pugna por los salarios, se toma en ocasiones sin mayores estudios y consensos, en ocasiones parece hacerse en forma antojadiza y con fines políticos. Por todo eso, ojalá que no se tomen decisiones apresuradas que perjudiquen a la pequeña empresa agrícola o industrial de cero a quince empleados, porque lo que puede ocurrir es que se produzca más desempleo y que el gobierno deje de ser esperanza de muchos en el empleo y en lugar de crecer, se adelgace por su estrecha disposición de fondos no presupuestados ni negociados a tiempo.

COMENTA ESTA NOTA