Pasajera y maleante mueren en asalto a bus – El País

Pasajera y maleante mueren en asalto a bus

10 enero, 2019 | 10:30 pm | Sucesos
Pasajera y maleante mueren en asalto a bus

Parientes retiraron de la morgue el ataúd con los restos de la mujer que pereció durante la balacera. (Foto inserta) Arriba: Eucebia Jiménez, pasajera. Abajo: Franklin Geovanny Banegas.

OTRO DELINCUENTE RESULTÓ HERIDO

TEGUCIGALPA. Una nu­trida balacera desatada hoy du­rante un asalto frustrado dentro de un “rapidito” dejó a una pa­sajera muerta y un delincuente, mientra que un compinche de es­te último resultó herido de gra­vedad .

Las víctimas mortales son el supuesto asaltante Franklin Geo­vanny Banegas y la usuaria del transport, Eusebia Jiménez Be­tancourt (70) con residencia en la colonia Villanueva, zona oriental de la capital.

Además, durante el tiroteo resultó herido Kelvin Fernel Ba­negas Alvarenga, supuestamen­te otro asaltante y hermano del ahora occiso.

El escueto parte policial indi­ca que el hecho ocurrió hoy a las 6:00 de la mañana, cuando una unidad del transporte urbano, de los mayormente conocidos como “rapiditos”, transitaba por el Ani­llo Periférico, a la altura de la co­lonia San Miguel de esta ciudad.

IBAN COMO PASAJEROS

Supuestamente, dos jóvenes que se hicieron pasar como pasa­jeros intentaron asaltar a los de­más usuarios del vehículo.

Sin embargo, cuando los asal­tantes exigían todas las pertenen­cias a los demás tripulantes uno de los pasajeros se opuso, sacando una pistola con la que rápidamente disparó contra los maleantes.

En esos mismos instantes, uno de los ladrones heridos disparó contra el opositor al asalto, con tan mala suerte que uno de los ba­lazos impactó en la humanidad de la septuagenaria.

Una vez terminada la refriega, los dos asaltantes heridos y la pa­sajera fueron trasladados a bor­do de un carro particular hasta el Hospital Escuela Universitario (HEU), donde falleció Franklin Geovanny Banegas y Eucebia Ji­ménez Betancourt.

Luego ambos cadáveres fueron trasladados a la morgue de Medi­cina Forense para ser reclamados por sus parientes.

SE CONDUCÍA CON HIJA

En el predio forense se conoció que al momento de resultar grave­mente herida, la mujer se dirigía acompañada de una hija hacia el Instituto Nacional Cardiopulmo­nar, popularmente conocido como Hospital del Tórax, para ser trata­da por una afección.

Además, los entristecidos fa­miliares indicaron que era una de­vota evangélica que asistía diaria­mente a la Iglesia de Dios, ubicada en la colonia Villanueva.

Por su parte, los parientes del maleante muerto y su hermano he­rido no quisieron referirse al he­cho y retiraron los restos del aho­ra occiso.

COMENTA ESTA NOTA