Francamente: Mis propuestas realistas para el Año Nuevo - El País

Francamente: Mis propuestas realistas para el Año Nuevo

31 diciembre, 2018 | 4:10 am | Columnistas
Francamente: Mis propuestas realistas  para el Año Nuevo

Ilsa Trinidad Díaz Espinoza
ilsadiaz_zelaya@yahoo.com

Las fechas de fin de año y principio de otro deben servirnos para dedicar un tiempo a reflexionar sobre lo pasado este año que se va y los propósitos que tenemos que proponernos al futuro cercano.

Las generaciones de las últimas décadas del siglo pasado ya nos estamos despidiendo y con tristeza hemos visto con dolor la partida de seres queridos, amigos y amigas entrañables que nunca olvidaremos y permanecen en nuestro corazón, pero al mismo tiempo hemos tenido grandes alegrías en la familia. Nos hemos sentido premiados con la llegada de cinco nuevos miembros: cuatro varones y una niña hermosa.

También, en el grupo familiar tenemos alumnos sobresalientes en la primaria, dos graduadas universitarias con honores y otros comenzando a trabajar para ganarse la vida honradamente.

Personalmente, me siento realizada cuando escribo con entera libertad en EL PAÍS con mi querida columna FRANCAMENTE, y también en su página editorial. Gracias a Dios por todo, por lo bueno, lo malo, lo triste y lo alegre. La fortaleza que viene de lo alto, nos permite seguir.

Personalmente deseo compartir mi lista de PROPÓSITOS REALISTAS, que no sean papel mojado o el periódico de ayer en mi vida. Algunos de ellos son: 1. Vivir el día a día: nos han enseñado que la vida es como una voluta de humo, un suspiro, un segundo. 2. Pedir perdón o hablar con alguna persona que guardamos resentimiento. Eso me da tranquilidad 3. Debo conectarme cada día, aunque sea minutos con la naturaleza que me rodea y hacer algo a su favor y disfrutarla. 4. Dedicar más tiempo a mi familia cada día más grande. 5. Participar en algún voluntariado. No puedo pensar en ignorar las necesidades de los demás. Tengo que hacer algo en lo espiritual y en lo material con las labores que realizo en mi comunidad. 6. Por muy ocupada que esté, debo celebrar con mi familia y compañeros en la oficina y voluntariado fechas especiales. 7. No quejarme tanto de los desacuerdos que a diario nos ofrecen los políticos empedernidos, los programas de noticias que alteran los nervios con sus sirenas, o las películas y novelas de violencia con que inquietan a nuestra juventud y niñez, y en lugar de ello trabajar en destacar los hechos positivos y lo bueno que ocurre con nuestros compatriotas en donde quiera que se encuentren. 8. Cuidar mi dieta y volver a la cocina que tengo media abandonada. 9. Leer buenos libros y artículos periodísticos, estudiar cada día los mensajes de la Palabra de Dios. 10. Por último les dejo mi oración: Señor clamo a ti con todo mi corazón para pedir por mi país, por la paz entre nosotros, por mis seres queridos, me preocupa mi salud, mis trabajos, mis seres queridos, y no permitas que nada me perturbe o inquiete. Inspírame con el Espíritu Santo, cosas buenas, proyectos generosos y propuestas realistas, llenas de esperanza y entusiasmo por la vida que nos espera en el nuevo año.

Queridos lectores, tomen un tiempito para hacer su lista de buenos propósitos y esperar el Año 2019 con amor y agradecimiento al Creador del Universo.

COMENTA ESTA NOTA