El corregidor - El País

El corregidor

4 diciembre, 2018 | 2:10 am | Columnistas
El corregidor

Mario Cálix M.
calixmelendezhn@gmail.com

De la noche a la mañana, sin previo aviso, fue retirado de su cargo, el jefe anterior, para dar paso a uno nuevo que ha venido a poner orden en la ciudad y, en esta circunscripción territorial, aclarando que no cambiará de actitud porque no tiene intención de demeritarse, porque sus aspiraciones son más grandes: escalar cargos en su profesión hasta el más alto si es posible.

Se trata del subcomisario Lisandro Muñoz, 34 años, egresado de la 26 Promoción de la Academia Nacional de Policía, pelo liso, no mayor de 1.70 metros de estatura, de tez trigueña, quien fuera escogido, a boca de jarro, por sus jefes, para venir a este lugar a encargarse de la Policía Preventiva, en vista de los desafueros cometidos en los últimos meses que mantenía en zozobra a la ciudadanía.

Los medios de comunicación locales le han entrevistado, a menudo, para conocer su misión, que consiste en poner en cintura a la delincuencia local, que últimamente se había tornado insoportable: amas de casa eran asaltadas en sus propias viviendas para robarles sus enseres personales, electrodomésticos, muebles de sala, televisores, dinero, alhajas, muerte a ciudadanos al percatarse que eran asaltados -día o noche-, crímenes en las aldeas y caseríos, asaltos a menudo de carros repartidores de productos alimenticios y de refrescos embotellados, el robo a un carro de seguridad mientras descargaba dinero en un banco local, por el orden de dos millones de lempiras. Con la consecuente persecución policial -en moto y carro- sin poderles dar captura a los malhechores que huyeron por un potrero sin que les persiguieran los agentes, el robo a centros comerciales al introducirse a medianoche los pillos al escalar techo o al abrir agujeros en las paredes de los negocios, decomiso de motos y de autos por jóvenes armados, venta de droga en varios sitios, constante robo de ganado y, paro de contar.

Los delitos anteriores eran menores: irrespeto a las normas de tránsito: aparcar en lugar no permitidos, no respetar las señales de semáforos, motociclistas sin cascos y montadas varias personas en una misma moto, montaje de “piques” por varios jóvenes motociclistas que le han eliminado los escapes a las máquinas o adaptado mecanismos que les permiten salir explosiones ruidosas de los motores en horas inhábiles que imposibilitan la calma y tranquilidad para conciliar un normal sueño y descanso de los vecinos de varios sectores de la ciudad. Todo esto se ha corregido a través de permanentes operativos en la ciudad y en las aldeas.

Muñoz no bajará la guardia y no se dejará influenciar por la injerencia de políticos o de altos servidores del Estado, surgidos de elección popular o nombrados por el Ejecutivo. Ya ha recibido varias insinuaciones amorosas en su celular, aclarando que él es hombre que ha venido a “poner orden” y nada más. Es hombre religioso, pero no beato. Los resultados positivos se han dado en 15 días. La ciudadanía espera que así continúe para bien de todos.

 

COMENTA ESTA NOTA