¿Qué ocurrió en la Cumbre Iberoamericana de Antigua? Seis claves - El País

¿Qué ocurrió en la Cumbre Iberoamericana de Antigua? Seis claves

17 noviembre, 2018 | 10:00 am | Lo más reciente
¿Qué ocurrió en la Cumbre Iberoamericana de Antigua? Seis claves

La crisis migratoria, el empoderamiento de las mujeres y la convulsión en Nicaragua son los temas que marcaron, en mayor o menor medida, la XXVI Cumbre Iberoamericana celebrada en la colonial ciudad de Antigua, en Guatemala.

A continuación, las claves de este cónclave bienal:

MIGRACIÓN EN EL FOCO: Se hizo énfasis en el respeto a los derechos humanos de los migrantes, a la no discriminación y a atender las causas estructurales de la migración ante la crisis en la región con miles de centroamericanos que quieren llegar a Estados Unidos huyendo de la pobreza y la violencia en sus países. Mientras que Bolivia señaló que los migrantes “no pueden ser considerados ilegales” y que la crisis era una señal de que “el sistema ha fracasado”, México dijo que así como derechos, los migrantes tienen “responsabilidades” cuando transitan por un país. Honduras y Guatemala calificaron de “atípica” la oleada migratoria en Centroamérica y el primero dijo que algunas de las caravanas fueron creadas por “políticos inescrupulosos”.

IGUALDAD DE GÉNERO E INCLUSIÓN: La Cumbre instó a empoderar a las niñas y mujeres tanto en la economía, como en la política y en el ámbito laboral. “Nuestra comunidad no se puede entender sin las mujeres”, dijo el rey Felipe VI de España al referirse a la región iberoamericana. Todos los mandatarios señalaron la importancia de la paridad política en un cónclave en el que solo hablaron cuatro mujeres: la titular de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), Rebeca Grynspan, y las vicepresidentas de Argentina, Uruguay y Colombia, Gabriela Michetti, Lucía Topolansky y Marta Lucía Ramírez, respectivamente.

VENEZUELA, LA GRAN AUSENTE: Y no solo porque el presidente Nicolás Maduro no asistió a la cita, sino porque solo uno de los presidentes presentes -Carlos Alvarado, de Costa Rica- se refirió explícitamente a la agitada situación política y humanitaria en el país sudamericano, mientras que los demás mantuvieron silencio al respecto. La crisis en Venezuela -así como en Nicaragua- era uno de los temas que se esperaba fuera tratado durante la sesión plenaria.

NICARAGUA Y EL PLANTÓN DE ORTEGA: La situación en Nicaragua solo fue tratada por cuatro países dentro del evento: por Alvarado, que llamó a vías diplomáticas para abordar la crisis, por Cuba y Venezuela, que se solidarizaron con el país centroamericano por las “medidas coercitivas unilaterales” en su contra, y por la misma Nicaragua, cuyo canciller, Denis Moncada, le dijo al presidente costarricense que resuelva “sus asuntos internos” y respete a su país. Moncada, además, participó en la Cumbre para suplir al presidente Daniel Ortega, que después de postergar su llegada terminó cancelando su asistencia. Grupos de nicaragüenses lo esperaban en Antigua con consignas de rechazo debido a las violentas represiones policiales a las protestas iniciadas en abril en ese país.

MULTILATERALISMO Y “NO MUROS”: Se hicieron llamados a reforzar el multilateralismo y advirtieron sobre la polarización de la región. Abogaron por la unidad, sobre todo en momentos en los que se “construyen muros”, una frase que, en el contexto de la crisis migratoria, alude al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que quiere levantar un verdadero muro en la frontera con México como medida preventiva del flujo migratorio hacia su país.

LLAMADO CONTRA LA CORRUPCIÓN: La declaración final de la cumbre insta a “fortalecer la transparencia en la gestión de los asuntos públicos, así como de las iniciativas para luchar contra el flagelo transnacional de la corrupción”. El presidente del Perú, Martín Vizcarra, aseguró que la corrupción “socava las instituciones e impide atender debidamente las necesidades de la población”.

COMENTA ESTA NOTA