Toda una vida de trabajo y servicio por una patria mejor - El País

Toda una vida de trabajo y servicio por una patria mejor

14 septiembre, 2018 | 6:40 am | Nacionales
Toda una vida de trabajo y servicio por una patria mejor

DON JORGE BUESO ARIAS CUMPLE HOY 99 AÑOS DE EDAD

Su incursión en el comercio, la banca, la política y administración pública han contribuido a poner a Honduras en el camino de la modernidad. El banquero se mantiene activo.

A sus 99 años, don Jorge Bueso Arias sigue ocupándose de las operaciones de Banco de Occidente, pasa informado de lo que acontece en la política y economía de Honduras, y comparte con sus familiares y empleados sus momentos importantes, con particular lucidez.

Nacido un día como hoy, 14 de septiembre, pero de 1919, don Jorge fue hijo del ingeniero en minas Manuel Bueso Pineda, conocido como don Melo, y de doña Lastenia Arias. Don Melo fue un hombre prominente en Santa Rosa, al grado de llegar a ocupar la alcaldía y, años después, fue cónsul en El Salvador.

Su madre, doña Lastenia, fue hija de Juan Ángel Arias Boquín, prohombre que ocupó el cargo de rector de la Universidad Nacional de Occidente en 1884; ministro de Instrucción Pública, de 1899 a 1903; y presidente de Honduras de febrero a abril de 1903.


Cuando estuvo al servicio de Honduras tuvo la oportunidad de entrevistarse con el entonces presidente John F. Kennedy.

De su padre y tíos provino la inquietud de invertir en Honduras y transformar su entorno para el bien de sus ciudadanos. Su primera escuela en el mundo de los negocios fue trabajar en los emprendimientos familiares, como la Casa Bueso y Hermanos, con sucursales en Santa Rosa y San Pedro Sula, y que dirigía su tío, el ingeniero Abraham Bueso Pineda.

Además, se dedicaban al cultivo y procesamiento de tabaco. Sus estudios de primaria los realizó en la escuela Jerónimo J. Reina y los de secundaria en el histórico Instituto Álvaro Contreras, de su natal Santa Rosa.


Uno de los pilares de su vida ha sido su esposa, doña Mercedes Callejas Bonilla.

Ante las limitantes que había en la región para cursar una educación superior, su familia lo envió a la Louisiana State University, en Baton Rouge, de donde egresó con el título de licenciado en Administración de Empresas en 1940.

Decidido a poner sus mejores talentos a disposición de Honduras, regresó al suelo patrio y en 1941 es llamado a trabajar en la compañía de seguros El Ahorro Hondureño, en Tegucigalpa.

Al tener una educación universitaria se hubiera supuesto que iba a ocupar un puesto relevante en la compañía, pero inició como cajero. Al mostrar su valía y conocimientos, fue ascendiendo al grado de ocupar el puesto de subgerente y posteriormente el de gerente.

Dispuesto a ejecutar nuevos proyectos, en 1951 regresó a Santa Rosa. Ese mismo año, en septiembre, con la experiencia adquirida en temas bancarios y con el apoyo de la Casa Bueso y de notables familias de la zona fundó el Banco de Occidente.

El capital inicial fue de 100,000 lempiras, a razón de 1,000 acciones a 100 lempiras cada una. En 1955, el presidente Julio Lozano Díaz, reconoció su talento y capacidad y lo llamó para nombrarlo secretario general del Consejo Nacional de Economía, pese a que el mandatario era nacionalista y el banquero provenía de una notable familia liberal.

El 21 de octubre de 1956 las Fuerzas Armadas dieron golpe de Estado a Lozano Díaz y lo exiliaron en Miami, donde murió abandonado, solo y lejos de las glorias del poder.

El gobierno pasó a manos de una junta conformada por el director de la Escuela Militar, general Roque J. Rodríguez; el comandante de la Fuerza Aérea, coronel Héctor Caraccioli; y por el mayor e ingeniero, Roberto Gálvez Barnes. Los militares, convencidos de que sus consejos llevarían por buen rumbo la economía de Honduras, nombran a don Jorge ministro sin cartera.

En 1957 asume la presidencia el doctor Ramón Villeda Morales, quien en 1959 no dudó en llamarlo a ocupar el ministerio de Economía y Hacienda, desde donde impulsó la integración económica centroamericana, un tema casi desconocido en la época.

Años después, en 1970, el mismo doctor Villeda Morales lo propuso ante la convención liberal para que fuera candidato a la presidencia, la que fue finalmente ocupada por el doctor Ramón Ernesto Cruz. Sus años de servicio en el gobierno no le hicieron descuidar el Banco de Occidente, y a partir de 1970, inicia su expansión al grado que hoy en día mantiene más de 170 puntos de atención, constituyéndose en uno de los más sólidos del país.

Aquí supervisando una plantación de tabaco, uno de los rubros que su familia ayudó a desarrollar.
COMENTA ESTA NOTA