Dania: “No tenemos obstáculos, pero algunas empresas sí” – El País

Dania: “No tenemos obstáculos, pero algunas empresas sí”

miércoles 11, julio de 2018 | 10:20 am | San Pedro Sula
Dania: “No tenemos obstáculos, pero algunas empresas sí”

Apasionada por la comunicación, en unos meses recibirá el título de Periodista. Su excelencia académica le ha permitido destacar en varias actividades.


“A veces nos rechazan en los trabajos por tener discapacidad física, pero nosotros no tenemos obstáculos, sino algunas empresas. Por ejemplo, en la universidad subo tres pisos sin ningún problema. La silla de ruedas no me limita para hacer cualquier actividad”, dice Dania Lizeth Paz Pacheco.

Ella cursa la fase final de la carrera de Periodismo. Le gusta mucho porque se pueden hacer cosas diferentes todos los días y no es solo una profesión que lleva a la monotonía, sino que una prueba de creatividad y de servicio.

Esta joven sampedrana fue diagnosticada con espina bífida, una malformación congénita en la que hay un cierre incompleto del tubo neural al final del primer mes de vida embrionaria y, posteriormente, el cierre incompleto de las últimas vértebras. También comenta que sufre mielomeningocele, una masa quística formada por la médula espinal, las meninges o las raíces medulares, debido a un trastorno congénito.

Con este diagnóstico, Paz se ha enfrentado a la vida y trata de llevarla lo más normal. Con 25 años de edad asegura que trabaja desde los 16 en un laboratorio clínico en el área de servicio al cliente. Se fue desarrollando como asistente comercial en el manejo de los programas de diseño y es así como está involucrada en varias actividades.


Conoció a Ricardo Arjona, su cantante favorito.

Trabajo y Estudio

“Mientras trabajo por las mañanas en el laboratorio, por la tarde realizo mi práctica en el área de comunicaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (UNAH-VS). Siempre he estado en contacto con los medios de comunicación. Mi título de Educación Media es de Locución y Publicidad. Me gradué en el colegio de locutores”.

El padecimiento congénito no la ha restringido. Su excelencia académica en la universidad la ha colocado como un ejemplo de superación y motivación para los demás. Admite que no ha sido fácil, pero más que todo porque ni la Universidad, ni los edificios, ni las unidades de transporte del país están acondicionados para personas que padecen alguna discapacidad.

Muy sonriente afirma que para ella ha sido normal trabajar y estudiar, pero ahora con la práctica  profesional siente que sale de un trabajo a realizar otro y en ocasiones sufre cansancio no solo físico, sino que también mental. Sin embargo, le gusta y no es nada que no se pueda superar.

“Las personas como nosotras queremos oportunidades. Nos podemos adaptar a los edificios, pero la mayoría de las empresas no están dispuestas a permitir a que nos adaptemos. Ojalá abran su mente y las puertas, porque tenemos igual o mayor capacidad que las demás personas”.


Visitar varios lugares del país son de las mejores experiencias que ha tenido. Disfrutó mucho en Utila.

El más grande amor

Su mayor bastión es su madre. Ha sido su respaldo en cada etapa de su vida. Su padre murió cuando tenía ocho años de edad. En su vida amorosa le han roto el corazón, pero si alguien la quiere acompañar será bienvenido.

Finalmente, Dania dice que a futuro le gustaría incursionar en los medios de comunicación, también quiere cursar una maestría orientada en Comunicación Multimedia o Relaciones Públicas.

Dania comparte tiempo con su familia. Ellos han sido su apoyo porque ha usado la silla toda su vida.
COMENTA ESTA NOTA