Cierre de penal: Termina la pesadilla para los sampedranos - El País

Cierre de penal: Termina la pesadilla para los sampedranos

13 octubre, 2017 | 9:54 am | Nacionales
Cierre de penal: Termina la pesadilla para los sampedranos

El Centro Penitenciario de San Pedro Sula, queda cerrado a partir de este viernes 13 de octubre, ya en horas de la madrugada la Operación Arpía ha realizado el traslado de los últimos 941 privados de libertad hacia otros cárceles del país.

Desde hace más de 60 años este centro de reclusión funcionaba en el centro de la ciudad por lo que habitantes de las colonias aledañas vivían en constante miedo, ya que reos de alta peligrosidad se albergan en ese recinto.

En lo años 40 se realizó la construcción de este centro penal con capacidad de albergar unos 800 privados de libertad, pero ahora había una sobre población de más de 3500 reos. El hacinamiento y la falta de medidas de seguridad hacían de este recinto una verdadera “bomba de tiempo”.

Desde esta cárcel se planificaron asesinatos, fugas y se ordenaron crímenes de impacto, entre otros delitos.

Históricamente esta cárcel ha sido sinónimo de autogobierno, asesinatos, tráfico y consumo de drogas, entre otros ilícitos. Allí eran los miembros de maras y pandillas quienes establecían las reglas a cumplir y el que no se sometía era asesinado.

Reformas

Como parte del reordenamiento del sistema penitenciario, impulsado por el presidente Juan Orlando Hernández, en su comparecencia en la 71 asamblea general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 20 de septiembre del 2016, anunció el cierre de este centro penal.

Se construyeron cárceles con sistemas de seguridad apegadas a normas internacionales y se han instalado en lugares propicios para que los criminales peligrosos ya no estén cerca de la población.

Otra de las reforma que ha hecho el gobierno es fortalecer la seguridad de los mismos presidiarios, ya que con mucha cautela han distribuidos e investigados y serán colocados en lugares que sean propicios para sus condiciones.

Para ello han sido tomados en cuenta los siguientes condiciones:

Los que estén enfermos o con enfermedades terminales.

Los que cumplan sentencia por delitos menores.

Los que mantengan buena conducta

Y los que están por cumplir su condena y puedan ser rehabilitados para que posteriormente puedan ser productivos para el país.

El presidente Hernández considera que intervenir en los Centros Penales era clave en la construcción de un país más seguro y que para erradicar el flagelo de la inseguridad se necesita fortalecer componentes como la prevención y la recuperación de espacios en diferentes puntos del país.

Es de reconocer la inmensa labor que han desempeñado las Fuerzas de Seguridad de Honduras, realizando masivos traslados, recorriendo cientos de kilómetros con prisioneros altamente peligrosos, desde los primeros meses de este año, labor que hoy finalizan con éxito.

COMENTA ESTA NOTA