Al Raqqa, la central del terrorismo donde EI planea atentados

Miércoles 23, Agosto de 2017 | 12:43 am | Columnistas

Por Jan Kuhlmann y Jörg Blank
(dpa)

Hasta hace unos pocos años Al Raqqa era una ciudad bastante anónima en el norte de Siria, que recibía pocas visitas de extranjeros. ¿Qué les podía llevar a esa región desértica? Los cerca de 200.000 residentes vivían del agua del Éufrates y de la agricultura.

Pero en la actualidad la fama de Al Raqqa tiene alcance mundial, pues es considerada la capital de la milicia terrorista Estado Islámico (EI) en Siria, un país asolado por la guerra civil.

Sobre todo es conocida como el lugar desde donde los extremistas planean sus ataques en todo el mundo. Hace seis meses el EI planeaba desde allí sus mayores ataques, dijo el enviado especial de Estados Unidos para la coalición anti Estado Islámico, Brett McGurk.

Se desconoce sin embargo si los terroristas en España recibieron las órdenes desde Siria, al igual que en los casos que les precedieron. Najim Laachraoui, uno de los terroristas de París y Bruselas, había mantenido contacto con un líder del EI que se hace llamar Abu Ahmed. Las autoridades de seguridad estiman que entonces estuvo en Al Raqqa.

Según las fuerzas de seguridad, casi todos los ataques perpetrados en Alemania los han realizado personas que han estado en el ciberespacio de “captadores” del EI y les han adiestrado, como fue el caso del Anis Amri, el que arrolló a numerosas personas en un mercadillo navideño de Berlín. Anis Amri estuvo hasta el final guiado y acompañado desde Siria a través del móvil.

Para que las órdenes lleguen a miles de kilómetros, los extremistas emplean servicios de mensajería disponibles en cualquier celular. Los que se utilizan más frecuentemente son WhatsApp y Telegram, que ofrece al usuario un sistema seguro de encriptación. Para los servicios secretos de todo el mundo casi siempre es imposible leer los mensajes.

Aun cuando tuvieran en sus manos el celular de un extremista puede suceder que no consigan nada, pues Telegram envía los mensajes de modo que tras un tiempo se borran automáticamente.

Y para dar órdenes a los simpatizantes, el EI emplea además sus canales online, accesibles a usuarios de Internet bastante avezados. En noviembre del año pasado, los yihadistas publicaron en la revista “Rumiyah” un artículo en el que explican al detalle cómo un agresor con su vehículo puede perpetrar un ataque y se lo elogia como una de las armas más seguras y sencillas. Se trata de una propaganda del EI que no es posible controlar.

Pero los cerebros más importantes de los operativos estarían en Al Raqqa, aunque cuentan con el apoyo de seguidores en todo el mundo. Cada yihadista gestiona hoy “su propio pequeño portal”, explica el periodista Abdel Bari Atwan en su libro “El Califato Digital”. Según las fuerzas de seguridad, las pérdidas militares en Siria e Irak han hecho que el EI haya propagado la ideología de un califato virtual. Y no se insta ya a los seguidores a viajar a las zonas en conflicto a través de las redes sociales sino a actuar en sus países.

Desde el inicio de la ofensiva de las tropas sirias-kurdas en Al Raqqa, los extremistas han perdido más de la mitad de la ciudad. Los expertos están convencidos de que la capacidad de la milicia terrorista de cometer atentados desde allí se ha reducido considerablemente. “Si estás bajo presión en Al Raqqa entonces no te sientas y te pones a planear atentados. Luchas por salvar tu vida”, dijo un general de la coalición anti EI a fines de junio.

Pero, al parecer, parte de los líderes de EI han huido a otros territorios bajo control de los extremistas. Huyeron hacia el este. Persiste el peligro de atentados. Guido Steinberg, experto en terrorismo de la fundación alemana Berliner Stiftung Wissenschaft und Politik (SWP), está convencido de que el Estado Islámico incluso ya se ha encargado de ello. Hay atentados que se planearon a fines de 2013, dijo. “Tememos que se vayan a llevar a cabo esos viejos planes, sin que el EI tenga que tirar de los hilos desde Al Raqqa”.

El analista cree que no es previsible que vaya a acabar pronto el peligro de atentados terroristas. El Estado Islámico tiene mucho “atractivo ideológico” y mucha gente joven se ha sumado a sus filas, explicó el experto en terrorismo. “A todos ellos no los vamos a poder recuperar en los próximos años.

No se les va a poder controlar. Son demasiados. Hay muchos más terroristas del Estado Islámico que los seguidores que tuvo Al Qaeda”, concluyó.

Fuentes de las fuerzas de seguridad europeas estiman que el EI sigue planeando cometer más atentados en el continente.

COMENTA ESTA NOTA