Hilda Hernández: “En lo que uno se mete tiene que triunfar”

Martes 18, Julio de 2017 | 7:05 am | Nacionales
Hilda Hernández: “En lo que uno se mete tiene que triunfar”

Tegucigalpa. Creció en el campo rodeada de animales a los que aprendió a amar desde muy pequeña. Ahora, a los 50 años, es una apasionada de la política y una estratega dedicada a promo­ver Honduras con la Marca País, una idea del Presidente Juan Or­lando Hernández.

Dueña de una personalidad fuerte y carismàtica, Hilda Rosa­rio Hernández Alvarado es la nú­mero 14 de 17 hermanos.

De estatura media, muy agra­ciada físicamente, y muy capaz in­telectualmente, la exministra de Comunicaciones viste con elegan­cia, habla con sus ojos y a la vez, gesticula con los brazos y su ros­tro cuando responde las interro­gantes de EL PAÍS.

¿Cuáles eran sus sueños cu­ando era niña?
Tuve una influencia muy gran­de de mi padre y no puedo decir­le que soñaba en particular ser es­to o lo otro. Soñaba con lograr mis metas y propósitos, y siempre ser una persona exitosa independien­temente de lo que fuera, pero co­mo él mismo me decía: en lo que uno se mete tiene que triunfar.

¿Qué es lo que más le gusta hacer en la vida?
Me gusta pasar tiempo en fa­milia. Disfruto muchísimo reunir- me con mis hijos, con mis sobri­nos, estar con mis hermanos. Eso es algo que disfruto mucho.

¿Tiene algún pasatiempo? ¿Qué hace en sus días libres?
Me gusta mucho ir con mi tije­ra de podar al jardín y darles forma a mis matas. Tengo muchas plan­tas. Pero también disfruto la mú­sica. Me gusta mucho. Hoy, con la tecnología, ando con mi teléfono en la bolsa y los audífonos viendo mis arbustos…tengo lorocos, fru­tas, plátanos y todo eso me gusta. También me encanta bailar. Eso es algo que disfruto muchísimo.

¿Qué ritmo prefiere?
Prefiero realmente la pun­ta, me encanta. La salsa, el me­rengue y la bachata también.

¿Qué religión profesa, asiste a alguna iglesia?
Soy católica, voy a la iglesia, re­zo el rosario, no todos los días, pe­ro sí lo hago, y soy devota de la Vir­gen del Carmen.

¿Cuál es su plato favorito?
Las enchiladas. Me gusta coci­nar y lo que mejor hago es el dul­ce de leche.

¿Lee usted? ¿cuál es su libro, novela u obra preferida?
Leer siempre me gustó mucho. En “Cien años de Soledad” descu­brí muchas cosas cuando estaba le­yendo el libro. No por una secuen­cia lógica, sino por ese ligar una co­sa con la otra. Pienso que mi mente siempre fue eso: un poco estratégi­ca. Ha sido considerada como parte vital del boom de la literatura hispa­noamericana de los años 60. Real­mente un prodigio editorial que ha sido reseñada como la más perfecta manifestación del realismo mágico.

¿Qué película la ha hecho llorar y cuál ha visto varias veces?
¿Qué me haya hecho llorar? (…) “Historia de amor”. Era muy joven, pero sí, esa. Y una película de verla varias veces: la trilogía de “El Padrino”.

¿Su cantante favorito?
José Luis Perales.

¿Por qué estudió ingeniería agronómica?
Eso fue porque convivía con las actividades que mi papá desarro­llaba. Teníamos de todos los ani­males, obviamente él disfrutaba de la ganadería, era muy normal que yo lo acompañara cuando ha­bía que vacunar, ordeñar vacas, igualmente cuando se marcaban las vacas, pero allí sí, cuando uno es niño hay un poco de miedo por­que es complicado.

¿A qué se dedicaba antes?
He tenido tres actividades en mi vida: las propias, a través de empresas y negocios familiares; estuve muchos años en la coope­ración internacional; y he sido funcionaria.

¿Le gusta la política?
Me apasiona, pero realmen­te lo que en esencia a mí me gus­ta es lograr objetivos por muy di­fíciles que parezcan. Me gusta lo­grar sinergias para obtenerlo y ob­viamente empujar.

¿Cómo se siente cuando estamos casi al final del mandato de su hermano?
Hablar a estas alturas, después de tres años del gobierno del pre­sidente Hernández, se me vie­nen tantas cosas a la mente, pe­ro sí puedo decirle que me sien­to contenta. En algunos temas sa­tisfecha. En otros, sin duda algu­na, hay muchas cosas por hacer y esa es la construcción que desde la campaña se está haciendo para lo­grar decir en un próximo gobier­no: ‘hemos cumplido y hoy Hon­duras realmente es otra’.

¿Cuál es el logro más importante de su gestión al frente del ministerio de Comunicaciones?
Para nosotros, para mí, para el equipo, siempre buscamos esas plataformas para poder volver la comunicación del gobierno más visible, para hacerla más transpa­rente y logramos posicionar ins­trumentos. También para que la prensa nacional e internacional pudiese acceder a información y creo que eso es algo que va en pro del país, pero también de una aso­ciación tan querida como el gre­mio periodístico.

¿Cree que ha logrado posi- cionar a Honduras como uno de los destinos turísticos más visitados?
El tema de Marca País Hon­duras fue una idea del Presidente Hernández al iniciar el gobierno. Hoy por hoy, Honduras es vista de diferente forma. Como atractivo turístico, tenemos una demanda de visitantes altísima. Fueron casi cuatrocientos millones más en el sector turismo que han ingresado.

¿Ha sido fácil ser hermana del presidente y parte de su gobierno a la vez?
Definitivamente no. Yo pro­vengo de una familia política y siempre quise generar mi propio espacio y es algo que siempre tra­té de construir, pero es inevitable que la gente en algún momento me vea como la hermana del pre­sidente; pero sí puedo asegurarle que yo trabajé e hice equipo con diferentes personas como una fun- cionaria más.

Si su hermano logra el apoyo del pueblo y logra un nuevo período presidencial ¿piensa continuar colaborando con el gobierno?
Como dice Juan Orlando: “de la mano de Dios, con el apoyo del partido y el voto del pueblo hon- dureño” (…) esperemos que eso sea así. Estoy ahora concentrada en lograr eso, esperemos ese mo­mento.

¿Qué le dice a la población de cara a las elecciones ge­nerales?
Sin duda alguna que Hondu­ras ha vivido tiempos difíciles y el Presidente Hernández cuando lle­gó tuvo que hacer esfuerzos para ir logrando que las piezas fueran acomodándose. No ha sido sufi­ciente decir a la población que la credibilidad que el presidente tie­ne a nivel internacional es una carta de presentación para el país y ese compromiso es real. Invitar­los a que crean en el proceso para que Honduras pueda ser diferente.

¿Cómo puede ayudar el hondureño común a que Hondu­ras brille más?
Puede apoyar Marca País Honduras desde algo bien senci­llo: compre productos hondure- ños, valore los emprendimientos hondureños, los artistas, las arte­sanías, todo lo que venga de no­sotros.

¿Cuál será la estrategia para vencer en las elecciones?
En la campaña del presidente hay mucha gente que estamos pre­ocupados porque este crecimien­to que hoy tiene el país, no se de­tenga. La dinámica del presidente es muy fuerte. Es un hombre que trabaja 22, 23 horas al día y todos esos son activos que tenemos pa­ra lograr credibilidad.

Sin duda alguna el presidente tiene un reto al volver a correr pa­ra la presidencia. Él mismo lo ha dicho: estamos hoy arreglando la pista.

Cuando ha salido con el presidente y se le acercan personas con sus ropas raídas o que reflejan hambre en su cara, ¿eso le con­mueve?
Yo soy bastante fuerte, pero sí muy sensible. Lo que pienso más bien es en cómo se le puede apo­yar, porque también creo que es producto de la vivencia. Cuando murió el padre de mis hijos (si­lencio…). Entonces busco más la línea de qué hacer en ese momen­to, cómo poder apoyar, cómo po­der ayudar. El presidente es ex­tremadamente sensible para esos temas, él toma la decisión y dice hagan esto, o llama a alguien pa­ra apoyar a una persona en con­diciones así.

¿Ha considerado ser candi­data?
Me gusta la política pero me gusta construir, me gusta lograr que las cosas pasen, pero no me gusta entrar en un proceso de elec­ciones porque mucha gente tiene una forma de lograr esas posicio­nes de una mala manera, y real­mente no es mi naturaleza.

COMENTA ESTA NOTA
  • soyyootravez1971

    Si el señor Presidente trabaja 22 y 23 horas al día, anda mal……por que segun estudios, esto puede causar 1.-Aumenta el riesgo de sufrir un accidente Cerebrovascular. 2.- Causa perdida de memoria. 3.-Predispone al Alzheimer 4.-la vision se debilita, entre otras cosas. Y si tenemos un Presidente con todos estos padecimientos, qué podemos esperar todos los hondureños…..Que no exagere su hermanita en decir que trabaja todas estas horas al dia y solo durmiendo 1 ó 2 horas diarias.